Archivo de la categoría: Ensayo

Reseña Biográfica

MARÍA  CRISTINA SOLAECHE GALERA

 

gsmldcm@yahoo.es

Nace en Santa Lucía, Maracaibo, Edo. Zulia, Venezuela. Lcda. Educación. Mención Matemáticas. Mg. en Educación Superior, Mg. Matemática Pura en la Universidad del Zulia, Profesora Emérita Titular de la Universidad del Zulia. Miembro de: Sociedad de Escritores del Estado Zulia, Sociedad de Escritores de Venezuela, La Casa de la Poesía del Estado Zulia. La Peña Literaria César David Rincón. Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela, Capítulo del Estado Zulia.

Publicaciones Científicas:
En la Revista Divulgaciones Matemáticas. Universidad del Zulia.
Aspectos históricos del Pensamiento de Newton (1988). La controversia L’Hospital-D.Bernoulli (1993), Lady Ada Byron y el primer programa para computadoras (1994), La controversia entre L.Kronecker y G.Cantor acerca del infinito (1995), El Algoritmo de las Operaciones Elementales y la Matriz Escalonada Reducida: Conceptos milenarios y orientales (1996), Sistema de tabulación de Coeficientes Binomiales o Triángulo de Pascal: un Modelo Numérico rasga el telar de los tiempos (1998).

Publicaciones Literarias:
Un ceratias de Barro y Fuego. ARTESA (1992).
Omar Khayyam: las Matemáticas, la Nada, el Vino y la Amada (2002).
Amor… asoma. Antología Verano Encantado. Centro Estudios Poéticos, Madrid (2002).
Colabora en SENSIBLES DEL SUR. Argentina (2003).
Poemas Revista Paradoja, West Virginia (2005).
Poemario Un amor de Miel y Ajenjo. EDILUZ (2003).
Poemas Ásperos y Oscuros, Astro Data (2005).
Poemario El verano de los tamarindos.  Voz alta ediciones (2012).
Poesía venezolana dispersa y permanente. Ediciones Astro Data. S.A. (2011). Obra ensayística sobre  poetas venezolanos:
“Emiliano Hernández: el poeta de los adioses”;
“Ismael Urdaneta. “El poeta  legionario”: La errancia y la memoria en la vanguardia del lenguaje poético;
“Enriqueta Arvelo Larriva: Cada palabra, el perfil de la voz de un  silencio a semejanza de una soledad”;
Cruz María Salmerón Acosta: El solitario de la cima de Manicuare”;
“Luisa del Valle Silva: <<Sin tiempo y sin espacio >> Resonancias líricas de la infancia”;
“Luis Enrique Mármol <<La locura del otro>>. Todo una loca vibración inmóvil”; “Ada Pérez Guevara: <<Horizontes>> Evocación de estelas sobre el pergamino del paisaje”;
“Lydda Franco Faría: Una poesía donde la razón esclarece la irreverencia, y la transparencia incita la valentía y la ironía”;
 Hanni Ossott: “El Rapto Existencial en la poesía de Hanni Ossott”;
“Carlos Rodríguez Ferrara: La lucidez de la eternidad como destino estético”.

Ensayos Literarios sobre poetas venezolanos:
Lucila Velásquez. <<Color de tu recuerdo>>. Sonetos en el muro del amor derruido (2010).
Genoveva de Castro. <<Pájaro de barro>> con mi vestido de agua y mi bozal de arena (2010).
Carlos Borges. <<Poemario>> Cantos del alma  y del cuerpo ¡Armonía del cielo y la tierra! (2010).
Atilio Storey Richarson <<Vino para el festín>> sobre el vino danzan ángeles más afables que el amanecer (2010).
José Tadeo Arreaza Calatrava. <<Cantos de la carne y del reino interior: Cantos civiles (2011).
Edna Medina Patrick. Poemas de un libro que nunca leeré o como compartir el espacio equivocado (2011).
Mercedes Bermúdez e Belloso: <<Canto Llano>> Nostalgias al borde del acantilado del tiempo (2011).
Rosa Virginia Martínez. <<Viento ebrio>> Un llamado poético de conciencia hacia la pobreza (2011).
Elías David Curiel. <<Ebriedad de Nube>> Inmanente y frágil, alumbra el cielo enlutado del poeta (2011).
Elizabeth Shon. <<Es oír la vertiente>>. El Miedo. No se le conoce el rostro; sabemos que golpea (2012).
Ida Gramcko <<Déjame suspendida en el espacio entre los vientos firmes>> (2012).
Alberto Arvelo Torrealba. <<Cantas>>: El horizonte y yo vamos solos por la llana tierra (2012).
Marcial Hernández: <<El Zulia entre la noche relampaguea>> (2012).
Higinia Rosario Marín Fuenmayor. Hiroma. <<Esta historia que cuento>>, <<En aquel reino>>, <<Es la madrugada del continente>> (2016).
Andrés Mariño Palacio (2016).
Rafael José Muñoz (2016).
Elena Vera (2017).
Luis Fernando Álvarez. El poeta de la muerte y la soledad (2017).
Luis Rafael Castro. ¡Y el alma de Luis Castro vivió solamente un día (2017).
Ely Saúl Rodríguez Boscán. Precursor de la Vanguardia en el Zulia (2017). 

Relatos:
La Casa y Ella (2016).
Marcina y el espantapájaros (2016).
Los Cuatro (2016).
Laurina. I Parte. Amor del recuerdo (2016).
Laurina. II Parte. Amor de hoy (2016).
El Cubo y lo Gris (2017).
El engaño (2017).
Desintegración (2017).

Artículos:
Arte, Matemática, Esoterismo: Albrecht Dürer. Melancolía. (2016).
La Santa Inquisición Católica Apostólica Romana (2016).
El amor en la tercera edad (2016).
El Santo Oficio de la Inquisición en América (2017).


el verano

GELINDO TARCISIO CASASOLA CALLÍGARO: “me sumerjo en la quietud de las sílabas de plata”

 Ser poeta no es una condición mía, es mi manera de estar sólo.
Fernando Pessoa

Dime amigo: ¿La vida es triste o soy triste yo?
Amado Nervo

No me preocupa la muerte, me disolveré en la nada.
José Saramago

Gelindo Casasola, conocido cariñosamente como Calígaro, nace en Undine, Italia, en la frontera con Austria, el 15 de febrero de 1956. Fallece en Mérida, Venezuela, el 17 de agosto de 1980.

Sus padres emigran desde Italia a Venezuela en 1957, cuando el poeta aún no había alcanzado un año de edad. Es el único hijo de la pareja.

Los estudios de primaria y secundaria los realiza en el Colegio La Salle, en la ciudad de Mérida.

Los universitarios en la Facultad de Humanidades. Escuela de Letras de la Universidad de los Andes (ULA). Se especializa en Literatura Hispanoamericana.

Precoz, organizado, irreverente, contestatario, apasionado, incisivo, hipersensible, desafiante, ultra crítico y místico.

Contumaz lector de numerosos autores; sin apartar de su lado a los poetas, los españoles Juan de la Cruz y Garcilaso de la Vega, el italiano Giacomo Leopardi, el nicaragüense Rubén Darío y el venezolano José Antonio Ramos Sucre.

Traductor de Giuseppe Ungaretti y otros poetas italianos.

Portavoz del satírico pasquín La Gallina Pelada en cinco panfletos.

Cree que la música es la materia del pensamiento (…) Para Calígaro la música no es simplemente música, es percepción. Carlos Danez.

Parecía habitar una suerte de vacío existencial que sólo llenaba a ratos con la literatura. Ennio Jiménez Emán.

Cultivaba con el mayor esmero y cuidado su vocación por la poesía. Esa fue su vida. La poesía. Gabriel Pilonieta.

Miembro del Grupo Literario Laurel: esta agrupación se forma en 1975.

Los miembros del grupo Laurel, organizan las que llaman festividades del hongo en los hermosos paisajes de La Culata y El Valle en el estado Mérida en la década del 70. Es un grupo heredero ignoto de una psicodélica, atávica cultura; una tradición chamánica antigua, que agrupa en esta década, a poetas, músicos, pintores paisajistas y bailarines y bailarinas de ballet.

Comencé siendo honguero,
comencé siendo ruiseñor fugitivo.
Y ahora dentro de mi estallan los dorados

Es cuando empieza a ver en la poesía un oficio, una manera de vivir, comienza asentirse poeta. Gabriel Pilonieta

Pequeño ruiseñor

¿por qué vuelas en alas deshechas
y nos miras con frágiles ojos?;
somos tu paisaje, ¿acaso?
¿Lo somos?

Casasola quiebra el casquijo de su figurado ascetismo y de sus convencionalidades forzadas durante su permanencia en este grupo.

Capaz de abrir un periódico en plena exposición para manifestar su descontento. Lubio Cardozo.

Publica en las revistas:
La Gacela Polar, publicada por El conde Blue por 40 años. Mérida.
La Oruga Luminosa de San Felipe.
Multitud de Barquisimeto.

Catálogos Diarios: es un intento por  recopilar sus textos publicados en revistas y páginas literarias nacionales.

Su obra se desarrolla durante el boom nacional de los talleres literarios (1975-1982). Cuando Antonia Palacios dirige Calicanto y Juan Calzadilla La Gata Ilustrada.

Pasturas. Poemario. Caracas. Fundarte 1979.
Envía acabado de escribir este poemario, un original a Luis Alberto Angulo y copias a los poetas Eddy Rafael Pérez, Sinecio Márquez Sosa y Roldán Montoya.

En este su primer poemario Pasturas, el poeta inicia con un denso corpus lírico a través de un bucólico minimalismo expresivo.

Su segundo poemario es El Honguero apasionado. Ediciones Cuadernos Solar. Publicado póstumamente en 1993.

Casasola, reúne y estructura sus dos poemarios en un título Argonaútica. Presentado el 20 de marzo de 1998 por la Fundación Cultural Ítalo-Venezolana Paolo D’ Isidoro y Aurelio Pinto. Es publicado póstumamente por Editorial Predios. 1998.

En 2014, la Editorial El Perro y la rana, con Daniel Arella como compilador, edita Espacios, un compendio de sus poemas y los artículos que sobre su obra y trayectoria escriben personajes del medio literario.

Posee un rico bagaje intelectual con una ilustración reflexiva, investigadora, discurrente y crítica.  Con basamento en las tradiciones literarias hispánicas e itálicas. Sus escritos son un tránsito hacia la luminosidad, la indagación de la oscuridad de lo efímero.

Su obra literaria conformada en cinco años, mantiene en los poemas, una vigilancia del lenguaje sin ostentaciones,  sin pedantes ripios léxicos, con silencios, con el encabalgamiento en los versos extensos, las caídas, la página en blanco, con palabras solitarias que fulguran victoriosas; en una poética de aparente desvanecimiento  atemporal, más allá del ruido, en henchido silencio primigenio.

Soy indiferente.
Miro el mundo azul
como una perla

Redondo como un colibrí
recién nacido

Una creación poética de gran probidad, original,  honda y fascinante; asumida desde el Ser, sacudida por el sorprendente mundo de lo diario, mostrando interés por lo hermético en el desasosiego del infinito, del desaliento existencial, con una tendencia al laconismo.

Mi Vigilia siempre es taciturna.
Me pregunto que la habrá hecho así.

La concepción del paisaje de los andes merideños, íntimamente lírico con riqueza de imágenes plásticas.

La ninfa cansada de los siglos la savia de los giróscopos
que viene desolada de los prados amarillos
Ha enfurecido
ha fructificado en líquenes de formas siderales

Iniciose el equinoccio de los tiempos en las frutas más
pequeñas de las moras
en las amapolas
en las amapolas y en los cabellos de los niños
jugando al Sol.

Amorosamente:

Cuando tocan los timbales propicios al solar de la aurora
Venida la esmeroldosa hierba
(…)
el rubí de tu lengua esparciéndose suave
en los sexos de las hembras
salivosamente
y en el ruido de las mañanas cristalinas y verdes
en las colinas enamoradas pájaras
picoteando el azul
tú entre los insectos las campanitas sonándose
y hundosamente tú bajas a las vegas dulces
a saciar la sed del amor

Se identifica con lo clásico en oposición al modernismo. Sus versos son transparentes, son rebeldes solitarios que aferran su desaliento existencial en un discurrir lúcido sobre la hermandad del ser con su muerte

Espanté los rayos de la luna.
Jugué a ser argonauta.
Me hice son del viento
Me hice trompeta ¡Ah! de oro
y sonaba entre los lirios
flamante
flamante.

Luego del verano nos atamos sobre la vida
sin deseo.
Para la lluvia oscura y la entrega
no es otra cosa que una resistencia
perfecta de los días.
¿qué del verano nos recuerda la muerte
y su gravedad?
Comenzaremos entonces la inmigración
que termina lejos en el aire.

Comí los parasoles dorados
hasta los hondísimos valles
subió mi lengua
emancipadora
y he mirado hacia atrás violentamente

El escritor Alejandro Varderi, se propone destruir el poemario Pasturas de Gelindo Casasola; para ello, escribe cinco meses antes de la muerte del poeta, un artículo en el Papel Literario del Nacional, en marzo de 1980, titulado A propósito de un intento de libro:

Se hace necesario entender este libro como un accidente, un juego de azar o quizás una broma de mal gusto (…) carece de una forma y un fondo estructurados sobre bases sólidas del lenguaje. No propone ni transmite la vivencia del autor, impidiendo por tanto que el lector se sienta involucrado en la página donde el ojo apunta, quedando el material tan sólo en un intento de libro (…)

La cabalgata más extraña
de jinetes salpicados de mar
                              y de agosto,
sobre la tierra desolada
profundiza su muerte

Este demoledor artículo, arremete cruelmente contra la fragilidad emocional y la sensibilidad del poeta Gelindo Casasola, abriendo las compuertas de lamentables invectivas en su ser.

Un domingo 17 de agosto de 1980, con apenas 24 años, toma la trágica determinación de finalizar su vida. Es sepultado en el cementerio de La Parroquia. Exhumado diez años después; el 4 de Octubre de 1990 se trasladan sus restos al cementerio de La Inmaculada, al pie del sector La Pedregosa. Allí yace, debajo de una casi destruida y olvidada laja. A su muerte, sus padres regresan desvastados a Italia.

Sobre el poemario Argonaútica:

En este bello poemario están reunidos, en un haz de incontrovertible hermosura estética, varios libros, cual si de una muñeca rusa se tratara, de uno de los más esclarecidos y evolucionados fundadores del mítico Grupo Literario Laurel; llamado por sus iguales indistintamente Gelindo o Callígaro.  Rafael Rattia.

El mundo está hecho de colinas.
Lo miro incandescente y me sumerjo
en la quietud de las sílabas de plata.
(…)
deshago mi carne para que el viento
la lleve.

Cada uno está solo en el corazón de la tierra
traspasado por un rayo de sol:
y de pronto anochece.
Salvatore Quasimodo.

 

OLGA MARGARITA LUZARDO FINOL: Tengo la entraña preñada de anhelos

Las revoluciones se producen en los callejones sin salida.
Bertolt Brecht

Imputar la revolución a los hombres es imputar la marea a las olas.
Victor Hugo

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.
Miguel de Cervantes

Olga Margarita Luzardo Finol, nace en Paraguaipoa (del wayúu, palaa: tierra, e´ipo´u: frente. Pala´aipo´u: tierra frente al mar), al norte del estado Zulia, Venezuela, el 29 de febrero de 1916. Muere en Caracas, el 19 de septiembre de 2016.
Su padre Aramis Luzardo, su madre Margarita Finol.
Economista, Dra. en Filosofía y periodista, egresada de la Universidad Central de Venezuela, escritora y  poetisa.
Desde temprana edad, con la orientación del intelectual venezolano, profesor universitario, poeta y filósofo Jesús Enrique Lossada, Rector para la época del Colegio de Varones en Maracaibo, lee las obras de Karl Marx, Máximo Gorki, Friedrich Engels, Lenin y Nikolái Bujarin.
Una niñez precoz; Olga ya defendía acaloradamente las arengas contra el maltrato, las condiciones desfavorables de trabajo y los ínfimos salarios de las mujeres obreras que la rodeaban.
Con apenas doce años, en 1928, se reúne con los tranvieros de Maracaibo, alentándolos desde su perspectiva juvenil, a formar un sindicato obrero que defienda sus pésimas condiciones laborales.
En 1929, siendo una adolescente, forma parte de los primeros círculos marxistas de Maracaibo, en las plazas Baralt y Urdaneta.
Forma parte de la Sociedad Patriótica de Mujeres, que busca la liberación de la mujer venezolana del yugo del sátrapa Juan Vicente Gómez.
1931- Conforma junto con Gabriel Bracho, Isidro Valles, Espartaco González, Manuel Taborda, José Martínez, Elio Montiel, Aurelio Fortoul, Víctor García Maldonado, Raúl Osorio, Rodolfo Quintero, José Antonio Mayolore, Juan Bautista Fuenmayor y Kotepa Delgado, las primeras células del Partido Comunista venezolano en el Estado Zulia.
1933- Ayuda a los poetas Ely Saúl Rodríguez y Rosa Virginia Martínez y al pintor Antonio Angulo, en la creación del Ateneo de Maracaibo, con la finalidad de estimular y promover la música y la pintura de la región.
1936- Una vez muerto el dictador Juan Vicente Gómez, Olga Luzardo participa en el Primer Congreso de Mujeres, en Caracas, al lado de Eumelia Hernández, Marghot Díaz Urdaneta, Auxiliadora Soto y la poetisa Rosa Virginia Martínez Araujo, con el propósito de lograr el voto femenino en Venezuela. El 5 de mayo de 1945, es aprobado solamente el voto femenino municipal, pero no constitucionalmente. El 5 de julio de 1947, se establece por primera vez en la Constitución,  el voto femenino, al lado del de los analfabetos y de la mayoría de edad (18 años) para ejercerlo.
1936- Funda y dirige al lado de la poetisa Luisa del Valle Silva Fígallo,  la Agrupación Cultural Femenina, primer órgano de mujeres del Partido Comunista.
1936- A partir de este año, aparecen públicamente, las primeras reporteras que interrogan al pueblo y escriben sobre sus acuciantes problemas. Al lado de Pomponette Planchart, Carmen Clemente Travieso y Ada Pérez Guevara, se desempeña Olga Luzardo.
El 14 de diciembre de 1936, durante el mandato del general López Contreras, es Olga una de los dirigentes principales y la única mujer en la Primera Gran Huelga Petrolera en Venezuela. En ella, son detenidos los dirigentes sindicales de Acción Democrática y del partido Comunista, Valmore Rodríguez y Rodolfo Quintero. Esta huelga se mantiene hasta el 22 de enero de 1937, y paraliza totalmente la industria petrolera de los estados Zulia y Falcón.
1937- Convoca al lado de valientes mujeres venezolanas, a la Agrupación Cultural Femenina y a la Asociación Venezolana de Mujeres, a un Congreso de Mujeres. Se exige la igualdad de salarios, reformas al Código Civil y el derecho al divorcio.
El 22 de agosto de 1939, nace su hija Yguaraya Pérez Luzardo, de la unión con el luchador venezolano Luis Eduardo Pérez Arteaga.
1940- La Conferencia Preparatoria del Primer Congreso Venezolano de Mujeres, que preside la escritora Antonia Palacios y al que pertenece Olga Luzardo, tendrá que esperar aún 35 años para que en 1975 se realice, con la participación también como en su preparatoria de Olga Luzardo.
En los cuarenta, es fundadora de la Federación Demócrata Internacional de Mujeres (FDIM). Es la primera mujer venezolana, delegada por Venezuela a eventos internacionales en la Unión Soviética, Chile, Cuba, Hungría, Polonia y Checoslovaquia.
1953- Durante el gobierno dictatorial de Marcos Pérez Jiménez (1953-1958), funda la Unión de Muchachas Venezolanas (UMV), en ella, actúa  clandestinamente bajo el seudónimo Jorge. Esta organización, es acabada en 1953 por la Seguridad Nacional apenas asume el poder el dictador, y perseguidas sus promotoras. Ese mismo año, en la clandestinidad se organiza y crea al lado de un grupo de mujeres valientes, la Unión Nacional de Mujeres (UNM) y la Junta Patriótica Femenina (JPF).
Desempeña los cargos de profesora y directora de la Escuela de Cuadros Ho´Chi Minh.
Publica escritos de opinión en el diario Panorama de Maracaibo (su primer artículo: Concepto de la mujer nueva),  y en el periódico Últimas Noticias de Caracas al lado de los periodistas Kotepa Delgado y Pedro Beroes, junto con Ana Luisa Lovera primera presidenta de la Asociación Venezolana de Periodistas de Acción Democrática, y de María Teresa Castillo esposa del escritor Miguel Otero Silva.
Publica en el diario Ahora, y es una redactora constante de la tribuna fundadora de Tribunal Popular.
1938- Multitud. Libro de cuentos. Tipografía Universal.
1942- Flor de Cactus. Poemas escritos entre 1935 y 1942. Una amalgama de política, romance y erotismo, en un lenguaje natural, sin consentir que se rebase lo superfluo, en versos reflexivos a través de la aroma de la metáfora y  del transitar con propiedad filosófica.
1950- Es herida, detenida y encarcelada durante dos años, en la penitenciaria de San Carlos, en el estado Cojedes.
1953- Piedra blanca. Poemario.
1984- Es incluida en la antología poética Gente del Lago, de la escritora Velia Bosch.
1993- Huellas Frescas. Poemario. Publicado en la Edición de la Asociación Cultural Yguaraya. La tristeza, el dolor y la melancolía son los personajes de este poemario.
1994- Es incluida en la Antología de lo femenino: Donde la boca que te busca, de Julio Jiménez, Emérita Fuenmayor y María Eugenia Bravo.
1995- Recibe la Orden Josefa Camejo, otorgada por el Centro de Estudios de la Universidad Central de Venezuela.
2007- participa en el documental Marc Villá. Venezuela Petroleum Company, donde testimonia las míseras condiciones de las viviendas,  el encarcelamiento, tortura y asesinato de obreros venezolanos, por parte de las compañías extranjeras.
2010- La Universidad del Zulia, publica su obra poética.
Mayo de 2016, recibe la Orden Libertadores y Libertadoras de Venezuela.

La actividad literaria de Olga Luzardo, está estrechamente enlazada con la situación histórica del país y sus poemas; lo evidencia en su actitud frente a la sociedad del tiempo. Utiliza el seudónimo literario Petrovna.

Como todos comemos con lo que trabajamos,
hay tijeras, martillos, máquinas y trajines
en todos mis enredos
y domingos activos, con sol, con agua o lodo
(…)
Me alzo sobre la historia de mi vida
y subo extrañamente a este tibio regazo

En su poema Hambre, el grito del pregonero:

Llevo las naranjas dulces
las naranjas de Valencia 

El poeta demanda y canta, exige y propone, su discurso responde a una necesidad. La necesidad de purificar, limpiar como un acto de profunda lucidez, una demostración acertada de conciencia. La obra de Olga es una obra de viajes, de lucha y de movimiento. Dialéctica de una imagen arisca y amorosa, rebelde por el planteamiento, de una estética impostergable
María Eugenia Bravo.

 Por otra parte detallemos estas expresiones:

Ante la inusitada participación femenina en cuestiones políticas, es necesario habilitar espacio en los manicomios” Pedro Manuel Arcaya. Ministro de Relaciones Interiores.   Ministro plenipotenciario de Venezuela en Estados Unidos.

La cobardía y la flebez están indisolublemente ligadas a la condición femenina.    Rufino Blanco Fombona.

La mujer poeta escribe:

Porque soy rebelde
y tengo la entraña
preñada de anhelos;
porque voy desnuda
de varias mentiras
a donde ir me toca

Un puente se abre
y es en la noche callada
la alegría del silencio
Sólo la brisa se mueve

Entiende:
En la noche no hay turpiales
cantando imposibles pases
ni pregonando deseos

Una tremenda carga simbólica de soledad y tristeza:

Es como un dolor que no se declara
y por todo el cuerpo
se va insinuando;
es como una angustia
que haciéndote sorda
toda la alegría me viene amarrando

Erotismo vivificante de la sensualidad del cuerpo en audaces trazados amatorios:

Yo era como la sabia del ramo de un gran
árbol
que transitara siempre los mismos vasos
quietos
para dejar el zumo de la vida en su recio
interior

Yo no creo en el triunfo
de tu carne,
cuando me tomas

Pienso en el triunfo mío
que he podido tenerte
sin recelo

Yo no pienso en los besos
que otra mujer te diera
en otras noches
Pienso que son tus labios
los que me están besando con anhelo

Yo no creo en el tiempo
de las manos que aprietan
mis duros senos
creo en la esclavitud
que le ha creado mi cuerpo
a tus deseos

Cuando para tus ansias mi presencia no sea
motivo de ternuras y dulzor verdaderos,
aunque para mis ansias fueras tú todavía,
yo quiero que te marches,
amante dulce y bueno.

Ser para ti todo esto que yo siento que soy.
Nada de hoja de rosa, ni suspiro, ni voz.
Algo tajante, fuerte y erguido como yo.
Grito que se encarama en el espacio en su tono mayor.
Paredes de granito y  obelisco del templo de tu amor.

me enredo en los recuerdos como un gato
que juega a tejer gorros, desovillando sedas.

Cada verso nos dice algo, desde ese verso, pues, expresemos nuestras impresiones.

 María Cristina Solaeche Galera.

EL SANTO OFICIO DE LA INQUISICIÓN CATÓLICA APOSTÓLICA EN AMÉRICA (1569 – 1821)

De todas las tiranías que afligen a la humanidad, la tiranía de la religión es la peor. Todas las demás se limitan al mundo en que vivimos. Pero esta tiranía quiere ir más
allá de la tumba y pretende perseguirnos en la eternidad.
Thomas Paine

Que cosas más viles y crueles pueden hacer los hombres por el amor a un Dios.
W.Somerset Maugham

Dios mueve al jugador y éste a la pieza.
¿Qué Dios está detrás de Dios cuando la trama empieza?
Jorge Luis Borges.

Un escueto apunte sobre el ignominioso actuar de la Santa Inquisición Católica Apostólica, en las tierras del Nuevo Mundo, en América.

Tengamos presentes los tres ejes del poder para la época:

  1. La Administración Pública: ejercida por el Virrey o Gobernador.
  2. El Cabildo o Ayuntamiento: integrado por los criollos de mayor poder económico.
  3. La Iglesia: representada por el Episcopado, las Órdenes Religiosas y el Santo Oficio de La Inquisición Católica Apostólica.

Estos tres ejes, ejercen sus tiránicas y enérgicas actuaciones sobre los poderes: político, económico, y el social-espiritual.

El Santo Oficio de la Inquisición Católica Apostólica, fue una institución judicial religiosa de las más crueles y severas que el hombre haya podido crear en el empeño de combatir a cualquier precio, la disidencia y el pensamiento heterodoxo, a través de censura, persecución, torturas infames, y la destrucción de la vida humana en las maneras más cruentas, y todo aquello que se apartara de su dogmatismo.
No se limitó a Europa: sus crueles tentáculos se extendieron alcanzando al nuevo continente, América.
Su instalación formal en el nuevo mundo, no fue inmediata a la conquista. Después de la llegada de Colón, la preocupación mayor de los reyes Fernando e Isabel de España, era, proteger sus dominios en América de los demás vecinos europeos y, la de la Iglesia Católica proteger estas tierras de todas las demás religiones.
Cristóbal Colón, parte del Puerto de Palos, en España, el 3 de agosto de 1492 (10 de abril según el calendario hebreo). El 31/3/1492, por medio del Decreto de la Alhambra, es el último día, permitido por los Reyes Católicos para la permanencia de los judíos en España. Muchos autores creen que Colón era converso (judeoconverso o marrano: judío convertido al cristianismo), al igual que la mayoría de los tripulantes que lo acompañan en su primer viaje, los que pensaban, que posiblemente en las tierras de ese mágico y desconocido nuevo mundo, estarían a salvo de las garras de La Santa Inquisición Católica, que ya funcionaba en España desde hacia diez años. Agricultores, artesanos, obreros, útiles de carpintería, herrería y labranza, sacos de semillas…
En el segundo viaje de Colón, el 25 de septiembre de 1493, envían los reyes católicos, 12 religiosos y 4 clérigos, al mando del dignatario religioso benedictino Bernart Boyl nombrado por el papa  Alejandro VI (1492-1503) conocido como el papa Borgia, incestuoso, nepotista, pervertido y cruel, es el iniciador del proceso inquisitorial en América y manda al religioso como prelado y cabeza de la Iglesia en tierras remotas. El Santo Padre, había trazado una línea teórica desde el Polo Norte al Polo Sur, pasando a cien leguas al oeste de la Azores y de las islas de Cabo Verde y declarando que todas las tierras al oste de esa línea pertenecían espiritualmente a la Santa Iglesia Católica. Se cuidan de que la expedición de 1.500 hombres fuese toda de cristianos mayores libres de sospecha. Sin embargo, los infectados en la fe, como así los llaman, llegan uno tras otro al Nuevo Mundo, con licencias falsas, como miembros de tripulación, etc… y se quedan en América.

Marzo de 1493, una bula papal de Calixto III (1455-1458), le da derecho al Imperio Español, para excluir de las Indias Occidentales a todos los extranjeros, los judaizantes (judíos convertidos al cristianismo que por judíos tenían prohibido vivir en España y en las colonias españolas en América), y a toda persona infectada en la fe. Ya desde los primeros viajes a las tierras americanas, existe en forma tácita, una Inquisición Católica al mando de obispos y superiores eclesiásticos. Este papa, había excomulgado al cometa Halley, por aparecer en los cielos en 1456 como una señal satánica.

2/02/1512. Papa Julio III (1503-1513)
En Cuba y estando en el mando Diego Velázquez; es acusado de herejía el cacique taíno Hatuey por el comendador Nicolás de Obando, la verdadera causa era su lucha contra la conquista y colonización española, es quemado vivo, Fue llamado El primer rebelde de América. Faltaba aún, más de medio siglo para que se instalara definitivamente en América, con todo su poderío la Santa Inquisición Católica Apostólica.

1522. Papa Adriano VI (1522-1523).
El papado confía al dominico fray Pedro de Córdoba el desempeño de la Inquisición en La Española (hoy Haití y Santo Domingo).

1524. Fray Pedro de Córdoba nombra al franciscano Martín de Valencia Comisario del Santo Oficio en La Española. Al morir Córdoba, Valencia regresa a México hasta 1532.

1542. Papa Pablo III (1534-1549).
Constituye la Sacra Congregation Romanae Universalis Inquisicionis seu Sancti Officii.

1560. Dos autos de fe, uno en Lima y otro en Cuzco, en la que mueren en la hoguera por mahometanos y por dogmatizantes.

 1569. Papa Pío V (1566-1572).
Por una cédula real de Felipe II, rey de los dominios españoles en América desde 1556, obsesionado por la herejía e intransigente guardián del credo católico, y con la anuencia del papado, se crea el:

Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en América.

Objetivos:
Salvaguardar la religión católica de prédicas y prácticas ajenas a su fe, al erradicar, encarcelar, torturar y quemar, a cristianos judaizantes, mahometanos, luteranos, calvinistas, valdeses, masones,  piratas, corsarios, libros prohibidos, toda forma de pensamiento republicano y enciclopedistas; acabar con la herejía, apostasía, sacrilegio, brujería, hechicería, bigamia, concubinato, adulterio, sodomía, seducción, blasfemia, lujuria, concubinato, desacatos…

1517. Papa León X (1513-1521).
En la Taxa Camarae, este papa, establece 35 artículos, en los cuales se fijan las tarifas de las indulgencias a pagar para que sean perdonadas faltas cometidas o por cometer, sin importar para nada el grado de la falta, por los feligreses, como sacerdotes, monjas y representantes de la Iglesia Católica. No existía delito por espantoso o cruel que fuese, que no pudiese ser perdonado en su totalidad, con un establecido pago a las arcas papales.
Sabe muy bien la Santa Inquisición Católica,  que la concurrencia del pueblo a todas sus actuaciones públicas, al igual que sucede en Europa, la logran con éxito en sumo grado y así acrecientan las arcas papales, si se concede indulgencia plena papal de las faltas cometidas, a todos los asistentes; para ello, se venden indulgencias que absuelven de todo pecado, hasta de los que aún no hubieran sido cometidos. Gracias a este proceder religioso, la muchedumbre se aglomeraba en el lugar destinado, y  un asesino presente en los horrendos espectáculos era absuelto antes de dar muerte a su víctima. Todo lo recaudado, suma que asciende a muchos millones de soberanos, financia los gastos del Vaticano, llenando con el oro de los pecadores, una y otra vez, las arcas papales vaciadas en banquetes orgiásticos, en especias exóticas, sedas, prostitución y todo capricho y vicio a los que se entregan el papa y sus cardenales. Los llamados Auto de Fe, se convierten en un negocio expléndido para la Iglesia Católica.

Revisemos por curiosidad, el costo escueto, del preludio a una quema en la hoguera en un auto de fe para ese tiempo:

Ramas gruesas: 55 sols 6 deniers
Viñas secas: 21 sols 3 deniers
Paja. 2 sols 6 deniers
Postes: 10 sols 9 deniers
Cuerdas. 45 sols 7 deniers
Espetones: 3 sols 2 deniers
Verdugos: 80 sols (cuatro).

Además, el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición Católica, prepara cuidadosamente, genealogías que estudian la limpieza de sangre, para asegurar que los europeos llegados a América, no tuvieran ascendencia judía y también, determinar la pureza de los indios.
En el siglo XVI, Lima, México y Cartagena de Indias, en ese orden, eran las metrópolis del Imperio Español en América; con dos jurisdicciones, la eclesiástica para las causas de la fe, y la civil para administrar justicia.
Por el momento, no se puede actuar contra los indios, no antes de ser evangelizados, catequizados y bautizados. No será hasta 1583 cuando se les concede el privilegio de ser absueltos de herejía, mas no de otras faltas,  por cualquier sacerdote elegido por el obispo.
Recordemos, que el 15/5/1252, el aberrante papa Inocencio IV (1243-1254) de la orden de San Agustín, por medio de su bula papal Ad extirpanda, autoriza abiertamente la tortura hasta los extremos, convirtiendo las celdas de la Inquisición en mazmorras del infierno y, estableciendo la edad mínima para la terrible acusación de herejía, en doce años para las niñas y catorce para los niños.
Celdas lúgubres, estrechas, argollas para encadenar y llagar  las extremidades, sin atisbo de luz alguna, agua sucia, sangre, heces y moho que rezuman por paredes y suelos, roedores que corretean hambrientos y alimañas.

Para infligir el máximo dolor sin destrozar los órganos vitales a fin de mantener a la víctima viva hasta el momento adecuado, instrumentos como el quemadero, potro, garrucha, estrapada, estaca, rueda, rompe-cráneos, quebranta-rodillas, horquilla del hereje, pera vaginal, garras para los pechos de las mujeres, sierra, cuna de Judas, flauta del alborotador, tenazas, clavos, cuchillas, cuñas, cepos, jaulas, látigos, la coroza, el sambenito, máscaras asfixiantes de la deshonra… toda la creatividad religiosa del catolicismo al servicio de la más infame, siniestra y proterva crueldad.

Los Autos de Fe, sabiendo también, los inquisidores católicos, que las ejecuciones en espacios abiertos sirven para intimidar al pueblo y así, alejarlo con terror de todo aquello que pusiera en peligro la integridad de la Iglesia Católica, los realizan en la plaza mayor, enfrente de la principal iglesia. Se erige una hoguera en el centro, y el día de la relajación o quema, con gran ostento, a caballo, con el acompañamiento de trompetas, clarines y atabales se da a conocer el programa por toda la ciudad. Los religiosos con hachas encendidas y al son de los cánticos del Salmo 108 de la Biblia, el Deus laudem tuam, que finaliza así: En Dios haremos proezas. Y él hollará a nuestros enemigos; acompañan a la víctima previamente torturada, vestida con un corozo y tocada de un sambenito, a los fuegos de la pira, donde con su tormentosa muerte entre llamas purificará su alma.

Podríamos seguir expresando: vejaciones, torturas, terribles autos de fe que acaban siempre en la hoguera, delirantes calvarios, mutilaciones, destripamientos, empalamientos, aserramientos, atornillamientos, degollamientos, el ahogo en orines, heces y estiércol, las largas agonías, los engaños, la crueldad, el sadismo, las vejaciones sexuales… todo ello al servicio de la buena causa de la propagación de la fe católica. 

5/01/1560 Tribunal de Lima. Perú.

1548. Papa Pablo III (1534-1549).
Antes que se erigiera el Tribunal de la Santa Inquisición en Lima, ya son  condenados y entregados al brazo secular a cuya cabeza se encuentra el fraile dominico Jerónimo de Loayza, un grupo de  mahometanos con tres autos de fe públicos; son relajados, esto es, quemados en la hoguera después de sufrir las torturas más atroces, ello por ser luteranos; entre estos el holandés Juan Millar.
Es Pablo III, el papa que formula la doctrina católica acerca de las escrituras, el pecado original y los sacramentos. Quien afirma: Si mi propio padre fuera un hereje, yo mismo juntaría madera para quemarle en la hoguera.

Se instala el tribunal en Lima, con jurisdicción sobre todas las tierras de Perú y al sur: Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia; con el clérigo dominico Serván de Cerezuela como el primer inquisidor católico y apostólico. Su tribunal y las prisiones, se sitúan en lo que es hoy la plaza Bolívar de Lima, donde actualmente funciona un museo con las cárceles y algunos instrumentos de tortura utilizados.

15/11/1573 Papa Gregorio XIII (1572-1585).
Es relajado en la hoguera, el francés luterano Mateo Salado, hombre de 54 años, con padecimientos mentales, que vivía en una huaca (tumba india). Es quemado en el Pedregal, cercano al cerro San Cristóbal. Es el primer Auto de fe, que se realiza en América, una vez instalado el Tribunal de la Santa Inquisición Católica.

5/04/ 1592 Papa Clemente VIII (1592-1605).
Tiene lugar un auto de fe para 41 jóvenes condenados, entre ellos, destaquemos el caso de William Stewens de 27 años, cuya madre católica había muerto prisionera en Inglaterra por el luteranismo, y ahora, el joven hijo luterano es quemado vivo por la Inquisición Católica, una de tantas muestras de la tiranía y crueldad  de todas las religiones.

1609. Papa Paulo V (1605-1621).
El Tribunal de Lima descubre, que los indios, después de 60 largos años de evangelización, aún permanecen tan idólatras como al principio. Para resolver este grave problema, se inicia la llamada Visita de Idolatrías en Perú, extendiéndose a Brasil y otros países, con la destrucción de todos los ídolos de los indios por supuesto, y el encarcelamiento y tortura de los adoradores.

 1625. Papa Urbano VIII (1623-1644).
Este papa inicia en Italia, un juicio a Galileo Galilei (23/9/1623). En América, un terrible auto de fe, condena a 12 portugueses judaizantes.

1635. Se desata un alud de arrestos y casualmente, la mayoría son mercaderes del reino (recordemos que todos los bienes de los condenados del Santo Oficio, pasaban al fisco de la Inquisición). La conmoción económica que se produce es enorme, se paraliza el comercio y ante la nueva afluencia de acusados, tiene que invertir La Inquisición en más celdas, despejando muchas antiguas, claro está, mediante nuevos autos de fe.
23/01/1639.
 62 judaizantes portugueses son condenados y confiscados todos sus bienes. Entre las personas quemadas vivas aparecen: el argentino Francisco Maldonado da Silva, cuya historia es narrada en la novela La gesta del marrano del escritor Marcos Aguinis; John Drake, sobrino de célebre corsario Francis Drake y Francisco de la Cruz, rector de La Universidad Pontificia Mayor de San Marcos de Lima, la más antigua de América, fundada el 12/05/1551.

20/12/1694 Papa Inocencio XII (1691-1700).
La escritora Ángela Carranza es relajada, acusada de herejía; deja 543 cuadernos de reflexiones y 15 libros.

23/12/1736 Papa Clemente XII (1730-1740).
Ana Castro es llevada a la hoguera, acusada de judaizante.
Los autos de fe a mujeres en su enorme mayoría, jamás son registrados, se fundamentan en la expresión de la Santa Inquisición Católica:
El corazón de la mujer, goza el espectáculo de un auto de fe.

El 31 de mayo de 1820, finaliza la Santa Inquisición Católica en Perú. Más dos siglos y medio, 251 años de espantosa saña y crueldad religiosa.

2/11/1571 Tribunal de Ciudad de México. México.

17/10/1528 Papa Clemente VII (1523-1534).
El clérigo franciscano Fray Vicente de Santa María, Corsario Inquisitorial de Nueva España, lleva a la hoguera enfrente de la Iglesia Mayor de Santiago Tlatelolco, a los españoles judaizantes Hernando de Alonso y Gonzalo de Morales.

1565. Papa Pío IV (1559-1565).
Se celebra un auto de fe en La plata, Argentina, al corso Juan Bautista.

Papa Pablo III (1534-1549).
Fray Juan de Zumárraga, religioso franciscano, primer obispo de México, relaja al cacique de Tezcoco, Carlos Chichicatécolt, acusado de practicar sacrificios humanos; esta muerte hace que se ordene una revisión de las advertencias hechas con respecto al trato a los indios. Se hace hincapié, en la instrucción dada a los inquisidores de Lima y México:
No habéis de proceder contra los indios nunca, son neófitos en la  fe, por ello, quedan al margen del fuero inquisitorial.

Papa Pío V (1566-1572). Canonizado.
Una vez instalado definitivamente el Santo Oficio de la Inquisición en México, por orden de Felipe II, el 18/8/1570, se empieza a actuar con vigorosa vocación religiosa; aunque ya en el período 1522-1532 , amparados por las bulas papales de 1521 y 1522, son los frailes dominicos y franciscanos, quienes desempeñan con poderes episcopales, el papel de inquisidores.
1571. Pedro Moya de Contreras. Establece rigurosamente el llamado Tribunal de la fe.

Papa Gregorio III (1572-1585).
1574. Se realiza un multitudinario auto de fe con gran número de víctimas, en tierras mexicanas.

8/12/1596 Papa Clemente VIII (1592-1605).
Son condenados  a ser relajados, 80 penitentes judaizantes; entre ellos, casi toda la familia del portugués Luis Carvajal sobrino del conquistador Pánuco; Luis Carvajal, era un místico y poeta con una piedad y fe tan intensas, que durante su primera condena al encierro, convirtió al judaísmo a su compañero de celda; después, muere en la celda, donde en medio de espantosos tormentos confiesa involuntariamente, los nombres de sus amigos y familiares. De la familia Carvajal, fueron relajados 7 miembros, y  uno al garrote vil (este instrumento de tortura y muerte, lo empleó Francisco Franco en la guerra civil española, con la anuencia de la Iglesia Católica).

1642 Papa Inocencio X (1644-1655).
La redada judaizante en México, arroja cifras superiores a las del Perú. Tres enormes autos de fe con un gran número de víctimas, en 1646, 1647 y 1648 arremeten contra todo lo que la Santa Inquisición Católica persigue, especialmente contra los portugueses judaizantes.
11/4/1649 Un infernal auto de fe produce 109 víctimas; entre los condenados  a la hoguera se encuentra Mariana de Carvajal, la última sobreviviente de la familia ya aniquilada en la hoguera en 1649. Es relajado el comerciante español Tomás Treviño de Sobremonte por judaizante.

19/11/1659 Papa Alejandro VII (1655-1667).
El irlandés Guillén de Lamport, soldado, poeta y místico, es acusado y relajado  por brujería.
1662. Muere relajado, el mestizo Nicolás de Aguilera, hijo de un soldado español y una india mexicana. Es acusado de proteger a los indios Tompiro, de los crueles abusos de los religiosos franciscanos.
Al igual que en Perú, la Inquisición finaliza en México el 31 de mayo de 1820. Son 249 años y 6 meses, casi dos siglos y medio de infernal persecución por parte de la Santa Iglesia Católica.

1610 Tribunal de Cartagena de Indias. Colombia.

Papa  Pablo V (1605-1623).
En 1580, se unen los reinos de España y Portugal, vasallos ambos países, de Felipe II; los portugueses adquieren facilidades para circular por las Indias y América y así llegan escapando, para encontrarse con un perseguidor más cruel y más astuto, la Inquisición de la Santa Iglesia Católica.
Para 1590, aún no existía el Tribunal de Cartagena, lo que en absoluto quería decir, que los territorios de la Nueva Granada, estuvieran exentos de las nefastas actuaciones del de Lima.
El Tribunal creado en la Nueva Granada, tiene jurisdicción sobre Ecuador, Venezuela, la isla La Española con el vicario general de los dominicos fray Pedro de Córdoba, islas del caribe, Nicaragua, Panamá, Cuba con el obispo dominico Alonso Manso desde Puerto Rico (1520). Que hubo judíos sefarditas en la Gran Colombia es innegable; fueron perseguidos, torturados y condenados a la hoguera alrededor de 888 personas.

23/2/1610.
Felipe III, crea el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en Cartagena de Indias.
En 1811, un motín popular expulsa la Santa Inquisición Católica de Cartagena. Fueron 201 años de draconiano poder religioso.

1610 Tribunal de Buenos Aires. Argentina.

Papa Paulo V (1605-1621).
 A mediados del siglo XVII se establece el Tribunal de la Santa Inquisición Católica en Buenos Aires, separándolo provisionalmente del Santo Oficio de Lima, para evitar el problema de las grandes distancias y poder controlar más efectivamente, la inmigración a estas regiones de judaizantes; pues, en  América, la situación es muy diferente a Europa; las grandes extensiones de terreno entre los tres tribunales ya creados, hacen que las causas demoren a veces años, y entre tanto, se agolpan los acusados, en cárceles infrahumanas,  torturados y vejados continuamente.
El Santo Oficio de la Inquisición Católica en Buenos Aires, finaliza en 1821; a 211 años de su inicio.
Una vez casi liquidados los focos anti-católicos, extiende sus garras la Inquisición contra la faceta sexual, las por ellos llamadas aberraciones, las proposiciones atrevidas, las secuelas de iluminismo en mujeres histéricas o en monjas milagreras. Empiezan a menudear los casos de milagrería, con suspensiones en el aire y raptos extáticos, la mayoría de las veces relacionados con la libido y la histeria demoníacas.
Conforme avanza el siglo XVIII, la herejía “prácticamente había desaparecido”, mas surge un nuevo peligro que ya está determinado y latente desde hace tiempo por la religión católica: las nuevas ideas de los pensadores, científicos, filósofos, poetas, pintores, sus obras  y los libros vinculados a ellos. Se inquieta la Santa Iglesia Católica por el creciente comercio de libros prohibidos y la infiltración de ideas heréticas.

 

1551. Papa Julio III (1550-1555).
El obispo inquisidor Fernando de Valdés y Salas, crea el temible Índice de libros prohibidos: Index seu catalogus librorum qui prohibentur mandato Ferd. De Valdez Hispal. Archiep Inquisitoris generalis Hispaniae.

1558. Papa Pablo IV (1555-1559).

Index librorum prohibitorum.
Se publica una nefasta lista de autores y  sus obras, por considerarlos  perniciosos para la fe.
Comienza la cacería de todo escrito, pintura, logro científico, música, etc. y de sus autores; los inquisidores inspeccionan rigurosamente los puertos, desembarcos y barcos anclados, se revisaban las pertenencias de los viajeros, en la infatigable búsqueda de todo libro señalado en el Index. Las imprentas, bibliotecas privadas, los libreros dedicados a la venta de libros, las estanterías de algunos hogares, todo era sometido exhaustivamente a pesquisas; para luego quemar todos los libros condenados.  En América, esta persecución se  agrava, pues ya se difundían los textos impresos. En 1533 es llevada a México la primera imprenta; en 1584 a Lima; al Alto Perú en 1605; entre 1695 y 1727 a Loreto, en plena selva, junto al río Paraná, en una reserva jesuística, donde se publicaron incunables guaraníticos. Los nuevos artistas y pensadores de Europa, abogan por mayor libertad de pensamiento, de economía, de política y de espiritualidad en los territorios del nuevo mundo, entonces, aparece la condena a hombres acusados por sus proposiciones contra el estado religioso,  no era más que una estrategia para combatir todo aquello contra la religión católica.
La lista de autores y obras proscritas es infame: Lutero, Calvino, Zwinglio, Rotterdam, Copérnico, Rabelais, Zuñiga, Montaigne, Descartes, Giordano Bruno,  Bacon, Pascal, Hume, Richardson, Diderot, Robertson, Boccaccio, Rousseau, Bergson, La Fontaine, Granada, Montesquieu, Kepler, Balzac, Víctor Hugo, Zola, Gessner, Spinoza,  Kant, Hobbes, Bossuet, Brissot, Marmontel, Robinet, Antimoine, Dumas (padre e hijo), D`Anunzio,  Comte, Sthendal, Flaubert, Bentham, A.France, A.Guide,  Gibbon, Sade, Sartre, Marx, G.Sand, Schopenhauer, Nietzsche, S.Mill, Heine, Saint Simon, Maeterlink, Berkeley, Condorcet,  Beccaria, Hendrik van Velde, Ranke, Castelar… el Talmud, el Corán…hasta el Lazarillo de Tormes de autor anónimo, entre muchos otros.
Además, totalmente prohibido cualquier material impreso en lenguas indígenas.

1565. Papa Pío IV (15 -1566).
En el Segundo Concilio Provincial se niega el derecho a poseer biblias los indios.

1585. Papa Gregorio XIII (1572-1585).
Se amenaza con la excomunión a todo el que posea libros prohibidos.

1966. Papa Pablo VI (1963-1978).
Suprime nuevas ediciones del Index, la última data de 1948; sin embargo, en su discurso afirma:

No habrá nuevas ediciones, mas sigue siendo moralmente vinculante, a la luz de las exigencias de la ley natural, en la medida en que advierte a la conciencia de los cristianos de que estén en guardia frente a aquellos escritos que puedan poner en peligro la fe y la moral. Pablo VI (14/6/1963)

La Inquisición en la Independencia de América.

 Papa Alejandro VII (1655-1667).
19/11/1659. El irlandés Guillén Lamport, primer luchador por la independencia de las colonias, se consume en la hoguera de la Inquisición Católica, por intentar proclamar la independencia de la colonia mexicana.

Papa Pío VI (1775-1798).
En 1794 el Santo Oficio de México, detuvo por revolucionarios a dos franceses, el capitán Jean Murget y el médico Joseph Morel. Ambos torturados con saña,  se suicidan en sus celdas.

Papa Pío VII (1800-1823).
En pleno siglo XIX, en julio de 1811, el valeroso patriota, el sacerdote criollo mexicano héroe de la independencia mexicana, Miguel Hidalgo y su discípulo Moleros son acusados en México, y fusilados el 22/12/1815, después de ser condenados por el Santo Oficio.

Venezuela

Venezuela depende de la sede del Santo Oficio de la  Inquisición Católica de Cartagena de Indias, en Nueva Granada.

Papas: Clemente VII (1523-1534) Pablo III (1534-1549).
Llegan los Welsares (1528-1546) a Venezuela, son banqueros alemanes que arriban a América para cobrar la deuda contraída por España con Alemania, pues las arcas de los Welser, habían financiado gran parte de la elección de Carlos V como emperador románico germánico de Occidente, y I de España; se les da poder de enriquecerse explorando y explotando las tierras y sus riquezas, y poblar con asentamientos; arriban a Coro, capital de la gobernación de Venezuela. El  Santo Oficio de la Inquisición Católica, que los espera, revisa uno a uno las ideas religiosas que profesan a medida que desembarcan, apresa a un numeroso grupo por luteranos, a otros por españoles judaizantes y envía al maestre Juan Flamenco a la sede del Santo Oficio de Puerto Rico que le corresponde, para ser juzgado. 

Papa Gregorio III (1572-1585).
Existió un gobernador, el Mariscal Diego Mazariegos, Capitán General de la Provincia de Venezuela que al hacerse del cargo el 5/12/1576, se declaró titular de la jurisdicción del Santo Oficio de la Inquisición en Venezuela, será quien regirá la pacificación de los mariches, de los que Tamanaco era su cacique, en los alrededores de la recién fundada Santiago León de Caracas (1567). Mazariegos es denunciado por el obispo dominico Fray Pedro de Agreda, por su tolerancia con los luteranos y otros protestantes, especialmente con los holandeses.

Papa Pío VI (1775- 1799).
Escapa de la Inquisición, el ilustre patriota venezolano Francisco de Miranda, precursor de la Independencia de Venezuela, cuando con el rango de Teniente Coronel, se desempeña como ayudante del gobernador de Cuba en 1783. El Tribunal de la Santa Inquisición de Cartagena dispone detenerlo para juzgarlo, él logra escapar a EE.UU.

1812. El Congreso de La Gran Colombia, declara extinguida la Inquisición para siempre en todas sus provincias. Mas en 1814, el General Pablo Morillo la restablece de nuevo en Nueva Granada y Venezuela, y existe hasta 1821, año en que el Congreso de Colombia la suprime en forma terminante.
El 22 de febrero de 1813, las Cortes de Cádiz decretan la abolición de la Inquisición. Pero, se instaura de nuevo un año después en Perú. Se necesitaron aún, dos virreyes, los militares españoles José Fernando de Abascal (1806-1816) quien dio por finalizada la Inquisición el 30 de julio del mismo año y Joaquín de la Pezuela (1816-1821) para lograr ultimarla de hecho. 

Papa León XII (1823-1829).
El 27 de agosto de 1828, apenas a siete escasos años de finalizar la Santa Inquisición Católica, el Libertador Simón Bolívar, en la ciudad de Bogotá, después del fracaso de la Convención de Ocaña y ante el vacío de poder, asume el mando dictatorial del Estado de La Gran Colombia dictando un Decreto orgánico referente a la religión cuyo Artículo 25º dice:

El Gobierno sostendrá y protegerá la religión católica, apostólica, romana como la religión de los colombianos.

Dictatorial medida la del Art. 25 que determina legalmente, regir la parte espiritual a través de una religión única; justamente, la misma que  hasta esos momentos había destrozado física y espiritualmente, con saña y crueldad, los lugares y a los habitantes de América y en ella, su misma patria Venezuela.
Para esas fechas, Venezuela y Nueva Granada conformaban La Gran Colombia.
Ya el héroe de la Guerra de la Independencia de Venezuela, Francisco de Miranda, se había quejado al ministro inglés Pitt afirmando: La perniciosa censura de la Inquisición prohibía a los hispanoamericanos leer libros útiles o instructivos.
Recordemos la prohibición que Simón Bolívar, hizo del ingreso de determinados libros, entre ellos, la lectura del filósofo inglés Jeremy Bentham, padre del Utilitarismo, una nueva ética basada en el goce de la vida y no en el sufrimiento, donde todo acto humano, norma  o institución deben ser juzgados según su utilidad, esto es, según el placer o sufrimiento que produce en el ser; teniendo como propósito,  la mayor felicidad para el mayor número de personas.

Jeremy Bentham

En toda América existió el Santo Oficio de la Inquisición Católica Apostólica durante casi tres siglos, aniquilando a los disidentes de la fe católica. Corrompe los espíritus de creyentes inculcando la traición con la delación, el espionaje y el soborno. La tortura es un atributo legal de su justicia. Sin embargo, a pesar de su escabroso y cruel empeño, no logra nada mas allá de los infames dolores y destrucción que produce; al final del periodo colonial, tanto la cúspide de las colonias como el clero, estaban enfangados en todos los vicios posibles.
Así finaliza la sangrienta Inquisición Católica Apostólica en América, mas no la intolerancia y el yugo moral; de formas sutiles y subrepticias, se manifiesta en muchos ámbitos, en los pueblos, entre los católicos contra los creyentes de otras religiones y los no creyentes.

Papa Juan XXIII (1958-1963). Canonizado
Dispone este papa, el documento Crimen Sollicitationis, redactado por la sagrada congregación del Santo Oficio (16/3/1962), el cual fija los procedimientos a seguir para los casos de religiosos, sacerdotes u obispos, acusados de prácticas pedófilas, homosexualidad, pederastia y zoofília; así como acercamientos sexuales durante el sacramento de la confesión; en dicho documento, se instruye a todas las diócesis del mundo a mantener en secreto esos hechos, so pena de excomunión, tanto para el religioso como para la víctima en caso de no acatar el silenciamiento.

Papa Pablo VI (1963-1978).
En la encíclica Humanae Vitae (19/6/1963), condena el uso de cualquier forma de anticonceptivo para el control de la natalidad, antes, durante y después del acto sexual, considerándose pecaminoso.
El 5 de diciembre de 1965, víspera del Concilio Vaticano II, el papa Pablo VI, con el  Motu proprio Integrae Servandae, cambia el nombre y los métodos del Santo Oficio de la Inquisición. Es llamada Congregación para la Doctrina de la Fe que se reforma en doce puntos, por ejemplo, los procesos no serán secretos (antes de 1965 eran totalmente herméticos), los escritores incriminados tendrán la posibilidad de defenderse antes de ser excomulgados, los consultores serán elegidos en todas las regiones del mundo y podrán recibir ayuda de los expertos, se juzgarán los errores contra la fe según las normas de los procesos ordinarios; aún vigente (2017).

Papa Juan Pablo II (1978-2005).  Canonizado

En Sarandí, provincia de Buenos Aires, el 30/8/1980, se realiza una de las tantas quemas de los libros que atentan contra la purificación de la lectura. En terrenos baldíos, camiones repletos de libros descargan. Arden más de millón y medio de libros durante tres días. Son todos publicados por el Centro Editor de América Latina.  En la ciudad de Córdoba, arde El Principito de Antoine Saint-Exupery, junto con obras de Marcel Proust, Gabriel García Márquez, Pablo Neruda y Mario Vargas Llosa entre otros. En la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Entre Ríos, son confiscados y destruidos 697 libros. La Operación Claridad, al mando del general Roberto Viola decomisa todo libro con ideas marxistas. Se arrasan y destruyen con explosivos numerosas casas editoriales y sus editores detenidos y unos de ellos desaparecidos. A partir de 1976, bajo la dictadura militar de Jorge Videla (1976-1981), y con la confabulación de la Iglesia Católica, se realizan continuamente estas purgas intelectuales.

Con una férrea, hermética y absolutista doctrina, Juan Pablo II, prohíbe bajo la figura de pecado: la investigación con embriones, el aborto en ningún caso, el control de la natalidad, la participación de la mujer en el sacerdocio y el matrimonio entre homosexuales.

Papa Benedicto XVI (2005- 2013).

“Ahora hemos podido abrir gracias a Dios nuestros archivos (…) tan mala tampoco era la inquisición. En realidad estaba más acertada que la justicia de aquellos tiempos porque creó la posibilidad de la defensa de la audiencia de las partes (…) muchos fueron los juicios erróneos, mucho salió mal. Pero hubo una búsqueda de la justicia.”  Cardenal Joseph Ratzinger 1998.

“Gran inquisidor es un deber histórico, y nosotros somos los que continúan. Pero aquello que con los medios de entonces se hizo criticable, lo intentamos hacer desde nuestra conciencia del derecho. Hay que decir que la inquisición era el avance de que nada se podía juzgar sin la <inquisitó>, es decir, sin que hubiera investigaciones”
Cardenal Joseph Ratzinger 3/3/2005


Son estas, unas brevísimas notas, apenas un exiguo bosquejo de algunas salpicadas actuaciones de la Iglesia Católica en su travesía histórica a través de un retazo en la existencia del hombre en América.
Para mantener su supremacía la Iglesia Católica, a esta le es indispensable, que el ser humano no se haga preguntas, no se cuestione, sobre su propia existencia y sobre todo el universo que le rodea; que no dude de los dogmas y sacramentos de la fe católica; que acate todos sus preceptos sin excepción; que reverencie a diestra y siniestra a sus ideas y sus miembros; que suplique ayudas y perdones a un dios misericordioso; que ensalce continuamente las virtudes de sus santos y beatos; que reniegue de todo ídolo y venere solamente sus iconos e imágenes; que comercie emocionalmente con el premio de un cielo y el castigo de un infierno; que asuma la resignación a la fatalidad con un amén; que agradezca cuando la vida le es placentera con un gracias a Dios, y no cuestione nunca las crueles adversidades, limitándose con un es la voluntad de Dios; que acepte gratamente la eternidad, aún cuando desde el nacimiento hasta la muerte no ha podido ver algo por nimio que sea, que se oponga a la fragilidad del existir; que se acuse de hechicería y superstición todo rito ajeno a los suyos; que ejerza su poderío desde su propio país El Vaticano, donde se contemplan hermosas riquezas artísticas, edificaciones suntuosas, ropajes fatuos de sus miembros, joyas, comercios y  una “adecuada” entidad bancaria para administrar sus cuantiosos y exorbitantes  bienes en el Banco del Vaticano. Una institución católica que pretende extender su poderío espiritual  en el planeta tierra a través de sus diversas fundaciones y su personal… control, poder sobre el cuerpo y  sobre el alma…
Para consolar nuestras angustias existenciales, el mismo papa Benedicto XVI reafirma sagradamente en 2010:

“Dios ha hecho al mundo objeto de varias diatribas, a fin de que el hombre siga ignorando las razones de su obra”.

 


María Cristina Solaeche Galera

 

 

ELY SAÚL RODRÍGUEZ BOSCÁN: Precursor de la vanguardia en el Zulia

Un poeta es un mundo encerrado en un hombre.
Víctor Hugo

La rebeldía es la virtud original del hombre.
Arthur Schopenhauer

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.
Jorge Luis Borges

La democracia y la felicidad no producen gran literatura.
Mario Vargas Llosa

Ely Saúl Rodríguez Boscán, nace en Maracaibo, Estado Zulia, Venezuela (calle Obispo Lasso), el 24 de marzo de 1897, y muere de tuberculosis en la misma ciudad, el 22 de agosto de 1945.
Su padre Clodomiro Rodríguez, su madre Elisa Boscán.
Es bautizado el 3 de octubre de 1897, en la Iglesia de los Gloriosos Apóstoles San Pedro y San Pablo, en Maracaibo, por el presbítero Amable Franco. Posteriormente pertenece a la masonería.
En este registro de bautismo, el poeta aparece con el nombre Helí Saúl Rodríguez Boscán.
A partir de 1904, realiza estudios de Primaria y Secundaria, en el Instituto Maracaibo, del que es su fundador y director Raúl Cuenca, y el padre del poeta Don Clodomiro trabaja como profesor.
Vestido siempre impecable, de riguroso negro, reloj de bolsillo con leontina de oro, lentes y una voz calmosa. Ávido lector de todos los movimientos literarios que desde Europa llegaban a Venezuela.

Escritor, poeta, cuentista, ensayista crítico, promotor cultural y músico (pianista).

En un escenario literario donde el udomperismo, el parnasianismo y el modernismo imperan, Ely Saúl Rodríguez Boscán no permanece estático, se inspira con entusiasmo, en la búsqueda  de diferentes expresiones literarias de los movimientos poéticos que llegaban a la región, procedentes de otros países. Intenta remontar con rebeldía, el rígido entorno que mantienen el udomperismo, el parnasianismo y el modernismo.

Pertenezco a una generación amorfa que ha de hundir pronto la frente en el entorno manantial del olvido. Por eso me atrevo a aconsejarles el optimismo y el horror a todo género de contemplación. Nada de lo que hagáis es malo, eso malo será con mucho preferible a la vana expectación en que nos hemos sumergido hace años, como en un fango soporífero.

Jesús María Semprún. (pertenecía a la renovación modernista).

Es un referente a nivel nacional de la Generación del 18, con los poetas Luis Enrique Mármol, Fernando Paz Castillo y Andrés Eloy Blanco, quienes sobriamente, entreabren las compuertas de la poesía venezolana al vanguardismo. Aunado a ello, el aluvión de estilos literarios que cae en las manos de Ely Saúl, lo hace un poeta audaz con su  versolibrismo y su mixtura de movimientos literarios. Trata de deslastrase sin lograr evadir totalmente, de la influencia grecolatina, parnasiana y modernista. El simbolismo, el surrealismo, el expresionismo acogen con euforia su poesía.
Suele utilizar los seudónimos: Fabio Antonio y Salvador Sthant.

1925-1928. Forma parte del grupo Seremos.
1926. El Pozo. Narrativa. Revista Palacio.
1926. Crónicas Literarias. Periódico Excelsior.
1930-1932. Pertenece el poeta al grupo artístico literario Vertical, epígono de Seremos.
1932. Escribe el artículo La Plaza Baralt. Albún Pascual de Maracaibo.
1933. Crea con el pintor Antonio Angulo Luzardo, el Ateneo de Maracaibo; para estimular y divulgar la música y la pintura de la región zuliana, con un programa radial a través de Radiodifusora Maracaibo. Una exposición para recordar, es la Exposición de Carteles del Ateneo,  donde Ely Saúl en armonium acompañó declamaciones de Dalia Tarre Fossi.

1934. Realiza una exposición de veintinueve cuadros y los poemas en Caracas, de la que queda su hermoso poemario. Cuadros y Poemas.
4 de junio de 1939. Escribe la letra de la canción Un resplandor de suave luz, con música de Mila Leal.
1940. Trabaja varios años como Secretario del Concejo Municipal de Maracaibo.
1940. Crea La Hora Literaria, que se transmite por la emisora radial La Voz de La Fe a partir del 4 de mayo de ese año, en el que el poeta recitó La balada del pozo, de Guillermo Valencia, y El poeta mira al parque, de Ismael Enrique Arciniegas.
1940. Pertenece, a la sección literatura del Círculo Artístico del Zulia, cuyo director es el Dr. Rafael Belloso Chacín.
1941. Compone la música del poema Vertical de la poeta Esther Forero.

Ely Saúl Rodríguez (así es conocido), pertenece al grupo Seremos (1925-1928).
Este grupo, se reúne por vez primera en la casa del escritor y matemático español Francisco Rosso.

Manifiesto de Seremos:

“Por los ideales de la patria, de Arte y de Justicia. Por el acercamiento espiritual de América. Por la integridad del pensamiento joven”

Seremos fue una peña literaria creada para reaccionar contra la dictadura intelectual de Udón Pérez El torremorfilismo de los parnasianos y modernistas, de los viejos monstruos sagrados que divino en asociación política contra Gómez; de poderoso impacto en la Historia de la Cultura Zuliana.   Isidro Valles

 Somos los más fornidos, somos los más audaces,
Los que damos el grito nuevo y hondo;
No somos la belleza, pero ella se nos brinda
En sus matices más complejos;
Llevamos la Esperanza uncida a nuestro plaustro,
Al claustro que nos alza hacia el futuro
En una apoteosis de espiritualidad
El alma en flor urgida de entusiasmo
Y el latido vibrante en la sien,
El corazón aureolado de soles y el numen siempre
En comunión de belleza
(…)
Las ideas nos ruegan
Que las demos al mundo como se nos ofrecen:
Desnudas de arabescos, ayunas de artificios.
Manuel Noriega Trigo “Los poetas Seremos”

Este grupo, no era una juventud homogénea, con una rasante de cultura que pudiera nivelarlos a todos. Mas una voluntad inquebrantable nos agrupaba. Teníamos un firme propósito de aprender, un afán de obrar nuevo, una rebeldía sin temores y, sobre todo, un grande amor por América. Pero sin haber logrado mayores resultados, perseguidos por la dictadura política que sufrió Venezuela, todos fuimos a parar a la cárcel y el grupo hubo de perecer por disgregación inevitable.

Héctor Cuenca Primer presidente de Seremos.

En el poema Canto de las estrellas, el poeta muestra una sinestesia del Simbolismo, un ejercicio experimental del Modernismo y el automatismo psíquico del Surrealismo, sin embargo, Héctor Cuenca al referirse a este poema dice: El perdido sueño surrealista de Ely Saúl Rodríguez.

Gotas de luz en los nocturnos mares.
Frutos que se abren dulces de fulgencia,
Con un brotar de siembras estelares
(…)
Como astro que abre mil alas en vuelo
Se estrella en pétalos de dulce rosa.

Sucumbe al culto grecolatino del udonperismo en El poema del sepulcro:

Yo viajaba por el camino inmenso
Que lleva hacia las Églogas de Virgilio;
canción que atraviesa el cortejo, sobre lanzas
suspenso,
de Homero i en el cual pesea su almo idílico
el divino Petrarca; camino sinuosante
que llega hasta el infierno
sobre el triado eterno
de la estrofa de Dante.

Modernista y con exquisitas imágenes, lo considera Aniceto Ramírez  en Criolla obra.:

¿No está ante mi vista
Ya deshecho
Ido.
Como un ensueño legendario,
Fugado y vuelto,
Claro y oscuro, celestial y estrecho.

Ritmo, aliteración y onomatopéyica en Desamparada:

 Aquí está “Desamparada”,
Velo de la fuerza bruta,
mirar de noche partida,
Frente de la idea cruda,
Vientre de extinguida raza…
Mancha del sexo que embriaga
la serpiente que se arrastra.

Surrealismo en Mediodía:

Lejos del polo nocturnoso
Se levanta una llama de aire
(…)
Por cuatro líneas vaga y una mano de colores
otro hombre vomitó el mediodía
y jamás pudo tragárselo de nuevo

Expresiones modernistas en los versos del poema La Tía Josefa:

Y la tumba de esta Tía
Es bajo un sol de luz muerte
la brillante luz incierta
de una hora de alegría
Esta es Josefa la Tía
que parece que está muerta
con una verdad incierta
que no es pena ni alegría

De  El Ruiseñor:

Al deshojar la tarde su flor de oro
Se alza en la noche astral su gentileza

La Honda Herida, donde predomina el soneto y el silabeo:

Después ya no tenemos más que llanto
¡En la herida que deja el desencanto
Cabe todo el camino
Que nos hizo correr a nuestro destino!
¡Cuánto cabe en la honda herida
De la vida!

Cuadros y poemas contiene las imágenes más audaces de la poesía zuliana hasta el momento. Cósimo Mandrillo (1988).

Traslación del código expresionista de la imagen al código literario. Cósimo Mandrillo.

 1922. Es premiado por su prosa, con Medalla de Oro y Acésit en el Certamen Literario del diario Información con Juan Besson como director.

1926. Premiado en narrativa por su cuento: La Araña. Dedicado a Eddo. Mathyas Lossada, que inicia así:

El marido, ya en lecho que maduró sus ilusiones juveniles, sin poder evitar las consecuencias de esta estación individual, miraba con una indiferencia supina el traje color de rosa de seis vuelos ondulados, el sombrero obscuro, el collar de grandes cuentas de ámbar, el pañuelo diminuto, la cinta del talle, todo arrojado ahí, a un lado sobre el mismo lecho (…)   Caracas, marzo 1924.

1922. Primer Premio y Accésit en el certamen promovido por el diario La Información.

1926. Premiado en narrativa por su cuento: El campanero de Santa Lucía. Revista Selección Nº 9.

1940. Primer y Segundo premios, por su poema Canto a Francisco Salias, y  el poema Vertical, promovidos por el Círculo Artístico del Zulia.
1941. Mención Honorífica en el Certamen de Cuentos, con La Noche del Joropo. Con el seudónimo Fabio Antonio.
1945. Mención honorífica y diploma por su labor literaria y promotor cultural. Este premio, lo recibe en su lecho de enfermo, poco tiempo antes de morir.
Medalla de oro por Labor cultural del Círculo Artístico del Zulia. Utiliza el seudónimo Salvador Sthant.
Abril 1945. Cuatro meses antes de morir, escribe el Prólogo de la obra Maracaibo de Antaño, de Sisoes Molero

En su lecho de enfermo Don Régulo Pérez Kuruvinda, le lee a Marcel Proust, una de sus preferencias literarias.

Cumplida la tregua de años, de meses,
de semanas de asfixia,
de interminables días de verano
vividos entre gruesos edredones,
buscando, llamando, rescatando,
la semilla intacta del tiempo
(…)
La muerte acecha a los pies de tu cama,
labrando en tu rostro milenario
la máscara letal de su agonía

Álvaro Mutis

 

Poética del ajenjo, miel y poesía

Un amor de miel y ajenjo. María Cristina Solaeche Galera. Editorial de la Universidad del Zulia.

Un libro de poesía puede producir en la sensibilidad del lector estados predestinados, la lectura de un poemario puede hacernos vislumbrar un singular momento de apostura del cual, una vez sumidos en él, no querríamos salir así como así.

A estas alturas de mi vida de lector, ya no tengo la más mínima idea de cuántos libros he leído; lo único cierto es que son legión.

Ahora tengo entre mis manos un libro raro, en verdad extraño. Se trata de Un amor de miel y ajenjo, de la Profesora universitaria y escritora María Cristina Solaeche Galera.

Me voy a ceñir estrictamente al libro en tanto objeto estético; hablaré sobre su cauda literaria, sus rasgos artísticos, su naturaleza poética; en fin, me detendré en los poemas que integran este centenar de páginas que hablan del anhelo, de la vehemencia apasionada de un alma sensitiva que se atreve a verter con hermoso descaro, un torrente de emociones y sentimientos singularísimos.

Esta aventura del espíritu se inicia con un paratexto del autor del Fausto: Dos almas moran en mi pecho, ambas forcejean. Desde tiempos inmemoriales, el alma de la especie sapiens es una intrincada dialéctica irresoluble: en nosotros, en usted y en mí, habita el cielo y el infierno como dijo Albert Camus. Debo comenzar celebrando el acierto semántico del título de este libro. La miel y el ajenjo, amonedados en una increíble fusión imaginativa, emotiva, sensitiva. El amor es placer y dolor, es goce y sufrimiento. Como dijo Baudelaire en Les Fleurs du Mal, en el amor se es la herida y el puñal. El libro está organizado en forma de pentálogo. Son cinco cuadernillos y cada uno está refrendado por un escritor que ya sabe de su eternidad: Vladimir Nabokov, Jacinto Benavente, Petrarca, Kahlil Gibrán y Alfonse Donatien. Estos aforismos que a modo de frontispicio rotulan cada sección del libro son de antología.

Advierto en estos textos poéticos una loable voluntad y una esmerada vocación por alcanzar la esperada tesitura verbal que exigir debe el poema.

El verso vuélvese frenesí incontrolado, ansias de una subjetividad iluminada por los extravíos del sentido. Me atrevería a decir que hay una poesía sustentada en el movimiento. Noto una dialógica del azar y la necesidad, en estos textos de la poeta María Cristina Solaeche Galera.

Hay bocetos magníficos de poemas que quieren narrar una historia y prevalece la nítida imagen por ejemplo, de un intensísimo amor que movió cimientos y estremeció certezas. La palabra poética en esta autora es vehículo socio-simbólico que posibilita la recuperación de un tiempo que se niega a fenecer del todo. El lector siente que está ante una escritura vivificante. La palabra palpita en la sensibilidad de quien lee estos poemas.

Poesía intuitiva, poesía del presentimiento se nos va revelando a lo largo de este centenar de páginas de amor y despedida. Textos impregnados de una nostalgia espesa que se adhiere a nosotros como un líquido vital ineludible.

Se distrae la Tierra
         no me contiene
descuelgan guiñapos
        motivos de vida
(…) 

traza escorzos la soleda
     en las pupilas inciertas
resbalan súplicas
      por la hilachas del cielo

Textos de olvido que evitan caer en ese peligroso estado catatónico cuando olvidamos lo necesario para continuar la andadura insomne de nuestras vidas. Mucho silencio, mucha añoranza y especialmente una melancolía determinada por un no sé qué, una compleja madeja de sentimientos vertebrados por esta enigmática prosa poética.

¡mírame!
     en un dedal de plata
caben todas mis lágrimas 

¡bésame!
    que veranea el sol en mis párpados
y un par de pecas suelta la noche en mi mirada

Observe, lea el lector esta pequeña joya literaria:

 Hay campanas tañendo
en el portal del tiempo

Únicamente por la magnificencia del Haikú japonés, puede lograr decirse algo tan magistral como esto. Me quedo prendado a los fulgores metafóricos de esa poesía de las tinieblas, esa poesía de la sombra: hay una cierta nervadura léxica que me subyuga y sumerge en estados extáticos. La penumbra es abordada por esta escritora de una forma terriblemente bella. Asombrosa libertad expresiva que rompe moldes desborda este libro. Me atrapa y me solazo en expresiones como estas:

Murmullo de palabras inconclusas
bosque imaginado
         poblado
               de nidos
                  de veranos
                          y
                        canela.

Un dulce y discreto erotismo se insinúa en versos como estos:

Amante
abre la puerta de tu ser
(…)
quebremos el ritmo de los pasos
dancemos en nuestro propios pasos.

O este:

 desde las estrella partidas de la mirada
       a la acalorada mejilla
                 coquetea
con el aliento del cuerpo
convertido en poema
                 se desliza
traza un surco de caricias
       y
en el borde encendido del labio
        roba sus cantos
                vértigo
en la caída sobre el pecho
               bamboleo osado
en el pezón erecto
              titubea
             se desploma
            se esconde
            se acuna 

Lo que me seduce de esta escritura de María Cristina Solaeche Galera, es su dominio de la elipsis; esa capacidad metaforizadora que trueca en poesía el hondo palpitar de la existencia. Con singular naturalidad el poema se va explicitando sin perder su encanto poético, su atracción artística. La logique du coeur como gustan llamarla los franceses instaura otro orden, otro registro de sensibilidad. El sentimiento posee en estos poemas su propia racionalidad.

Rafael Rattia

LUIS RAFAEL CASTRO: ¡Y el alma de Luis Castro vivió solamente un día!

 En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro.
De éstos, el presente, es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.
Lucio Séneca.

Nada vive que no perezca míseramente.
Friedrich Schiller.

La naturaleza sólo se ha mostrado generosa para con aquellos a los que ha eximido de la posibilidad de pensar en la muerte. A los otros los ha entregado al miedo más antiguo y corrosivo sin ofrecerles ni sugerirles siquiera los métodos para superarlo.
Emil M. Cioran.

Yo besaré los pies de aquel que comprenda que la eternidad es ahora,
que él mismo es el único fin.
Juan Carlos Onetti

Luis Rafael Castro, poeta, narrador, biógrafo y maestro normalista;  nace en Porlamar, Edo. Nueva Esparta, Venezuela el 13 de abril de 1909. Cruelmente fugaz fue su vida,  fallece en Los Teques, Edo. Miranda, Venezuela, el 23 de marzo de 1933, con apenas veinticuatro años. Su padre no lo reconoce legalmente y lo abandona desde que es concebido, su madre Doña Teodora Castro, lo cuidará con desvelo. De contextura delgada, hermosas facciones, reconcentrado, intimista y melancólico.

Inicia sus estudios de primaria en Porlamar y los finaliza en Caracas, a donde ha viajado en 1919 cuando cuenta diez años, para estudiar en la Escuela Normal de Varones. El bachillerato lo cursa en el liceo Andrés Bello, de allí pasa a la universidad a realizar los estudios de Derecho, que abandona para involucrarse en las luchas clandestinas contra el régimen dictatorial gomecista de la época.

Participa contra la tiranía del dictador Juan Vicente Gómez. Es hecho prisionero en 1928, y enviado a realizar trabajos forzados con pesado e hiriente grillete al tobillo, y en condiciones brutales, en los Llanos Centrales del país, en la construcción de la carretera de Palenque, donde enferma gravemente de tuberculosis y paludismo; a partir de allí, su salud queda minada totalmente, cuenta apenas 19 años.

Al lado de Pablo Rojas Guardia y Guillermo Meneses, Luis Castro escribe en la Revista Estudiantil Vía (1 de mayo de 1931) a cuyo proyecto se entregan jóvenes poetas en:

la tarea de someter su norma e integración social, al higienizante y decisivo fenómeno de la introspección intelectual: enfocarse en sí mismo.

Un innovador en la poesía a pesar de su corta producción en su tan breve vida. Expresiones literarias estrechamente vinculadas con experiencia derivadas de los hechos que lo rodea, a través de acertados juicios que saltan con su impronta en cada verso.

Influyen en el poeta, las novedades topográficas y la poesía del poeta mexicano José Juan Tablada Acuña, iniciador del modernismo mexicano, quien estuvo en Caracas en el año 1919, y que tendrá inesperadas repercusiones literarias en el grupo literario Válvula.

A partir de su trato con el poeta Luis Fernando Álvarez, entra en relación con el Grupo Viernes, donde colabora esporádicamente en la revista, sin llegar a pertenecer a al grupo.

Autor del poemario Garúa,  cuyos poemas son escritos cuando ya ha disminuido la efervescencia del vanguardismo, y publicados póstumamente en 1935. Es un poemario, cuya línea de interés se acerca a la de Miguel Otero Silva, pero en un ambiente más íntimo y un léxico más apegado al vanguardismo:

las hojas emisarios del mar
llevan itinerarios al poniente
para la nueva tarde verde o plata

El prólogo “Situación y valor de Luis Castro”, es del poeta venezolano Pablo Rojas Guardia:

Luis Castro escribió su nombre, con pulso firme y letra distinguida, en la plana de exploradores de nuevos continentes poéticos.

En casi todos los poemas de Garua, aparece el mar poblado de ensueños.

En marzo de 1931, en un recital, el poeta neoespartano Luis Castro lee poemas de su obra Garua, mientras ALF dibuja su caricatura.

Garua. Poemas. Caracas. Edit. Élite. 1935.
Garua. Poemas. Nº 121. Edit. Arte. 1969.
Poemas. La Asunción, Imp. Nacional del Estado, póstumo. 1955.
Aguas verdes y otros poemas. Caracas, Arte, en 1967, un breve poemario de 14 páginas; publicación póstuma.
Yo soy América. Publicado póstumamente por sus amigos, donde le canta al mestizaje americano; está fuertemente emparentado con el poemario Áspero de Antonio Arráiz y forma parte del imaginario de la Semana del Estudiante del 28.
Cuatro capítulos de la novela Vira, que quedan inconclusos con su muerte.
Cinco artículos literarios.
Diez cuartillas de notas.
La excelente tesis para culminar su bachillerato.
Un estudio que queda inacabado, sobre el teatro venezolano.
El Pajarraco. Cuento.
La Tramoya, Cuento firmado con seudónimo y adjudicado a Castro por el estilo literario.

Los tres de Poesía.

Pertenece a la segunda etapa de Vanguardia, representada en la década del treinta, al lado del reconocido Pablo Rojas Guardia y a cierta distancia de Carlos Augusto León. Suele incluírsele en la Generación del 28.

Las características de su obra: versolibrismo en desprecio a las ataduras del verso clásico, de evidente cosmovisión, afirmación del futuro, temática ruda y formal en contra de los remanentes del preciosismo moderno, un paisajismo casi fotográfico, destaque de la metaforización, verso lúdico y americanista, veloz, desenfadado, novedoso, con insistente preocupación social y política, sin plegarse a la febril manía por lo novedoso, en un lenguaje despojado de la retórica y con confianza en el progreso.

A pesar de la brevedad de su vida obligada por un destino cruel, su producción reúne varias facetas del Vanguardismo que justamente, cristaliza en ese preciso aciago año para su vida, en 1928.

Luis Castro, se vuelca sobre sí mismo, intenta intuir lo característico hasta el momento de lo americano, al igual que lo hicieron posteriormente poetas venideros.

Entre 1924 y 1928, no se sabe exactamente, Luis Castro, apenas adolescente, de dieciséis años escribe su poema Yo soy América, que fue publicado póstumamente en Élite  (1935), cuyos versos iniciales dicen así:

Yo soy el indio, el blanco, el negro
Yo.
Yo soy América
En su conjunto de caotismo la refundo toda.

La vanguardia produjo tres poetas. Pablo Rojas Guardia (1909), Luis Castro (1909-1933) y Carlos Augusto León (1914).   Juan Liscano

El 5 de Enero de 1928, aparece el que será el primero y único número de la revista de la vanguardia venezolana válvula, así, en letras minúsculas que atraviesan diagonalmente el dibujo de la portada realizado por Rafael Rivero en una expresión cubista; un proyecto que pretende ser revolucionario por su modernidad.

Conforman este grupo 27 colaboradores con siete relatos, dos prosas líricas y veintiún poemas. Trabajos de Luis Rafael Castro, José Antonio Ramos Sucre, Fernando Paz Castillo, Vicente Fuentes, Antonio Arráiz, Pedro Sotillo, Gonzalo Carnevalli, Otero Silva,  Israel Peña Arreaza, Pedro Rivero, Antonio Clavo, Nelson Himiob y Gabaldón Márquez entre otros.

Los que se agrupan en Válvula, abarcan el arte en general sin limitarse estrictamente a la faceta literaria; el acontecer en Europa, la confianza del futurismo, el desenfado surrealista, el simultaneísmo cubista, todo ello se manifiesta en su editorial “Somos”, primer manifiesto de la vanguardia venezolana que se transforma, en la mayor protesta de carácter político hasta la fecha, contra el dictador Juan Vicente Gómez; fue acompañada de disturbios, arengas, discursos, poemas beligerantes, manifestaciones estudiantiles, con los consecuentes encarcelamientos.

Para ese momento, el grupo literario Válvula, es encabezado por Arturo Uslar Pietri, Carlos Eduardo Frías, Nelson Himiob, Rafael Rivero Oramas, y José Salazar Domínguez en el núcleo central. Como colaboradores Miguel Otero Silva, Luis Rafael Castro, Francisco Rossón, Joaquín Gabaldón Márquez, Carlos Eduardo Frías, José Salazar Domínguez, Luis Álvarez Marcano, José Antonio Ramos Sucre, Pedro Sotillo, Antonio Arráiz, y Fernando Paz Castillo. Siendo Uslar Pietri el autor de la editorial de la revista.

Porque Luis Castro, se revelaba como uno de los poetas más originales, de mas calificada labor, dentro de las corrientes renovadores de la poesía de nuestro país. Perteneció él a una de las generaciones literarias que en la mayoría de sus integrantes, más positiva obra dio en los umbrales de la Segunda Guerra Mundial.   Pascual Venegas Filardo

En 1942, el prolífico y genial músico venezolano Inocente Carreño, compone dos piezas para voz y piano, tituladas Costa y Coplas con mar y cielo, inspiradas en la poesía de Luis Rafael Castro.

Cuando presiente su temprana muerte, es desgraciadamente, cuando unos nuevos vientos poéticos agitan su alma.

Escribe para sí mismo una elegía toda ella en tercera persona, en un intimismo doloroso y una voz suave, agobiada cruelmente, por el final que lo sucumbirá en plena juventud:

AYER SE MURIÓ LUIS CASTRO

Gloria tocan las campanas
porque los dobles le duelen. 

Lo mató una pena dulce
que se le pegó del alma.

En andas de su penita
se va camino del valle. 

Ignora su itinerario
porque cantó a las estrellas
y amó la más profunda.
No tuvo tumba en la tierra:
los vientos para llorarlo
hacen lutos de vacíos.

¡Se  va despacito y solo! 

En su casa no encontraron
sino unas pocas palabras.

Dejó una fila de amigos
y una esfera de hermanos.

Los campos en sus responsos
pasan rosarios de espigas.

Lo amortajaron las brumas
con serafines de estrellas.

-Lucerito, lucerito
dijeron las fuentes claras.
Ayer murió Luis Castro
cantemos porque su alma
trae una lágrima viva.

Caminito, caminito
-las rosas y hierbas verdes-
caminito, caminito
hoy tendremos nuevo ocaso

La luna fría, indiferente
paseaba en otros lugares,
no desveló los senderos
al paso del que se iba…

¡Y el alma de Luis Castro
vivió solamente un día!

Careció de tiempo, careció de vida y del sosiego que le hubieran permitido escribir sus visiones poéticas. Su obra casi totalmente ignorada, subsiste dispersa con su prematura muerte; quedará a generaciones posteriores resaltar su valor y no permitir, que el olvido la cubra.

María Cristina Solaeche Galera