LUCILA VELÁSQUEZ

Color de tu recuerdo: Sonetos en el Muro del Amor Derruido

 María Cristina Solaeche Galera

 Amantes, no toquéis si queréis vida,
porque entre un labio y otro colorado
Amor está, de su veneno armado,
cual entre flor y flor sierpe escondida.
manzanas son de Tántalo y no rosas,
que después huyen del que incitan ahora,
y sólo del Amor queda el veneno

Luis de Góngora

 Lucila Velásquez, seudónimo literario de Olga Lucila Carmona Borjas; nace en San Fernando de Apure, Estado Apure, Venezuela, el 24 de marzo de 1928, y fallece en Caracas, el 28 de septiembre de 2009.

Poeta, ensayista, periodista, crítica de arte y diplomática.

Realiza sus estudios de secundaria en la ciudad de Maracay, Estado Aragua. Posteriormente cursa periodismo y el 28 de julio de 1949, obtiene su título en la primera promoción de Periodistas titulares, de la Universidad Central de Venezuela, con el nombre “Leoncio Martínez” en homenaje al gran periodista, escritor y caricaturista, creador del semanario Fantoche.

Es frecuente verla ataviada con elegantes ropas y el adorno de sombreros europeos, trabajando en la redacción y en las páginas del Papel Literario del periódico El Nacional durante los años de la disidencia contra Pérez Jiménez, con seudónimos como Chela, Luminaria, Diana II y Estrella; en el Universal, y en las revistas El Farol, Nosotros e Imagen; en la Revista Nacional de Cultura, Cuadernos Americanos (México), Revista Shell y en Cultura Universitaria.

Autora laureada en el concurso, de la letra del Himno de la Universidad de Oriente (UDO)

Miembro fundadora del Círculo de Escritores de Venezuela.

Mujer de intenso activismo político y ferviente luchadora contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, por lo que se ve obligada a vivir en el exilio en México, Panamá y Costa Rica.

Creadora al lado del Maestro Alirio Rodríguez, de la Galería de Arte Nacional.

En su gestión cultural se logra la creación del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG) el 30 de julio de 1974, mediante acuerdo emitido por la poetisa Lucila Velásquez, para entonces Presidenta del Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes.

Consejera Cultural en la Embajada de Venezuela en México en 1958 y en Panamá, Primera Secretaria de la Embajada de Venezuela en Brasil, Asistente de Relaciones Públicas del INCIBA en 1964, Asesora de Publicaciones de la Cámara de Diputados, Jefe del Departamento de Difusión Cultural de la Universidad Simón Bolívar en Caracas (1970-1974), Embajadora de Venezuela en Uruguay, Bulgaria, Grecia y Rumania. Pertenece a la Asociación de Escritores Venezolanos y a la Asociación Venezolana de Periodistas.

Después del retraso que conllevó la tiranía gomecista en Venezuela, se inicia un movimiento de escritores en transición que se verá detenido nuevamente, por la dictadura militar y nacionalista de Pérez Jiménez, que de nuevo estancará el país culturalmente hasta su derrocamiento en 1958.

Los inicios de Lucila Velásquez, se vinculan al grupo conocido como Contrapunto, en la década de los cuarenta, y según opinión de Juan Liscano, en una reacción antiviernista e hispanizante lanzada a reimplantar con atenta mesura, los clásicos de la poesía castellana. Este numeroso grupo de escritores, solamente registra una voz femenina, la de Lucila Velásquez, integrante de la llamada Generación del 48, fuertemente atenida en esa época, a las formas clásicas tradicionales del soneto perfecto en endecasílabos, herencia española en estas tierras venezolanas.

Su poesía exalta tanto la llamada del espíritu del amor como el clamor de su tierra bajo una dictadura, o los misterios de la cienciapoesía.

Toda su obra poética de diecinueve títulos, dan fe de su vocación  poética y puede agruparse en tres grandes etapas.

La primera abarca los primeros cinco libros: Color de tu recuerdo (1949), Amada Tierra (1951) Premio Municipal de Poesía ese año, Los cantos vivos (1955), Poesía resiste (1955). En un pequeño cielo (1960).

En una segunda etapa: Selección Poética Nº 90 (1962), A la altura del aroma (1963), Tarde o Temprano (1964), honrado con un Accésit al Premio Nacional de Literatura de ese año,  Indagación del día (1969), finalista en el Premio Hispanoamericano de la Poesía “León de Greiff”, en Bogotá; Claros Enigmas  (1972), Acantilada en el tiempo (1982), premio Mateo Manaure, Arte y Conciencia

Estos dos primeros grupos encierran todo un ciclo poético coherente que conforma una de las obras más vigorosas y distinguidas de la poesía hispanoamericana.

La tercera etapa se inicia el año 1989, con cambios radicales en su quehacer poético, con la incorporación de un universo cuántico, en su lucha poética contra la carrera armamentista y atómica, contra las diversas formas con las que el hombre destruye al planeta y a sí mismo, a partir de El Árbol de Chernobyl (1989), al que se suceden, Algo que trasparece (1991), La rosa cuántica (1992), El tiempo irreversible (1995), La singularidad endecasílaba (1995), La próxima textura (1997), Cincuenta años de creatividad de la palabra. Poesía (1999) y Se hace la luz (2004) todos los de esta última etapa pertenecientes a la posmodernidad.

Su obra ha sido traducida a varios idiomas: griego, alemán, italiano e inglés, y publicada en importantes sellos editoriales. Recientemente se tradujo en España, una Antología Poética al griego a cargo de Ediciones del Orto.

Su primer poemario Color de tu recuerdo, contiene catorce poemas en veinte páginas, es su poemario inicial y  el que nos detiene en este ensayo:

LUCILA VELÁSQUEZ
Color de tu recuerdo: Sonetos en el Muro del Amor Derruido

Versa específicamente sobre la segunda parte Sonetos en el Muro del Amor Derruido, que contiene diez poemas, es la mayor parte del poemario en su totalidad. Presenta el prólogo Algunas palabras del poeta, economista y académico venezolano Luis Pastori:

Insistente, desbordada, la sangre de la poesía se hace centro del misterio del hombre (…) La poesía viene de lejos, sin fecha, sin orígenes, con “la soledad, sola a su lado” (…) He aquí lo que esta voz, en torno de la poesía, canta y deja oir cantar. 1

En Sonetos en el muro del amor derruido, son sus vivencias escriturales, su subjetividad la que exterioriza, con un acento lírico, sencillo y profundo que nos habla de sus sentimientos y sus frustraciones en el amor, sobre los valores de la intimidad amorosa, de la fuerza interior de las realidades presentidas, sufridas, aceptadas o rechazadas:

En el aire indefenso donde moro,
mi férvida mirada le veía
pasar sobre la luna de agua fría
que ahogaba la palabra desde el lloro.

¡Temblaba la hojarasca de mis huesos!
Un silencio explosivo eran sus besos.
La sonrisa, sin risa, un miembro inerte. 2

Ama con la mirada, con el aliento, con el verso y el rostro del pensamiento.En vano reclama con ansiedad el final del camino ya deshecho, sin poder retomar la ruta a la que el corazón no acierta, con la esperanza atada al gozo que besa y al dolor que traspasa, con la ternura a solas escanciada y el silencio del desamor envolviéndole la vida, la rosa en espina convertida, el amor se torno llanto, y el abrazo y el beso que se convirtieron en ausencia y borraron el encanto.

Es el soneto, su composición preferida entre las estrofas endecasílabas del Siglo de Oro Español, y será esta estructura literaria, la que Lucila Velásquez elige para este primer poemario:

Este es mi corazón, el que aquí llega
por un claro de luz hasta el postigo
de ese tu corazón, tan enemigo
y tan amigo del amor que niega. 3

Su versificación se desenvuelve en estos sonetos con todo su rigor  creador en el uso del endecasílabo del Arte Mayor, en el respeto a las formas estrictas del uso de mayúsculas y signos de puntuación, en la perfecta división de las estrofas en dos cuartetas y dos tercetos, atendiendo a la hermosa forma del soneto, en perfecta rima consonante y con un determinado propósito expresivo:

Porque siempre mi llama es más altiva
en el páramo azul de tu mirada.
Porque llevo la inmensa cuchillada
de ciénagas de llanto,  a defensiva.

Porque toda la grama sugestiva
de mi fe nunca es tierra desolada.
Ni es ráfaga en el tiempo disipada
la luz de mi sonrisa siempre viva. 4

Saca del soneto castellano de todos los tiempos, la luminosidad de la rima, el brillo de la palabra, su ánima oculta.

Al preguntársele en una ocasión sobre la poesía que influye en su gusto por el endecasílabo y el soneto, afirma:

Garcilazo y Góngora, son los dos poetas que con más dedicación he leído y estudiado

Todo esfuerzo apasionado es acto de fe, rasgadura en la conciencia como señal de querer herirla para hacerla vivir.

La tenaz exploración de la belleza, es su quehacer esencial e intuitivo, la poetisa siente el compromiso, la responsabilidad de mantener la hermosura del  soneto clásico en cada verso  y lo asume como un bien de la palabra:

De la piel rumorosa que me dora
hasta el puente colgante del acento,
va tu red de pasión a pulso lento
cazando mis corales, domadora!

Como estela de luces bogadora,
va tu risa flotando en mi lamento.
Y mi voz corredora por el viento
con rumbo de caricia te enamora.

Hoy se tiñe de dudas la certeza
de mis velas de amor enarboladas
en el pecho roídas de tristeza.

Se oscurecen mis gestos de impaciencia
y el color de las aguas agitadas
que llevan tu recuerdo con urgencia. 5

Después del periodo modernista de tanto auge cosmopolita, colmado de filigranas y mitología, del criollismo en una vuelta a lo propio, del grupo Alborada , la Vanguardia, Válvula y el grupo Viernes, surge Contrapunto,  en la década de los cuarenta, en 1946, con más logros individuales que grupales, como una reacción antiviernista y con un nombre que es una palabra subsidiaria del escenario político y social que vive Venezuela y apunta a la constante intención de afrontar críticamente el contexto cultural del país. Deja de publicarse en 1950 por la presión ejercida por  la Junta Militar de Gobierno.

Es el cuarteto endecasílabo la estrofa más usada por la poetisa, produciendo modelos perfectos de equilibrio y armonía. Ella, en los dos cuartetos mantiene la estricta disposición ABBA:ABBA :

Flecha de luz que hiere con su vuelo
de la voz al mural del llanto mío.
Figura del ensueño en desafío
con las pálidas muertas del desvelo.

Vela rota de amor que lleva el río
sereno del olvido ya en deshielo.
Flor de risa en amargo desconsuelo
viajando por mi campo hacia el estío.6

Y en los dos tercetos suele variar el orden de frecuencia entre las variantes: CDC:EDE; CDC:DCD; CCD:EED; CCD:CCD; y CDC:CDC, formas muy utilizadas por Garcilaso, Herrera, Góngora, Lope de Vega, Quevedo, Villamediana y Calderón:

Dejo la voz desnuda resistiendo
el hondo acero del silencio, ardida
la mano su caricia despidiendo.

De soledad un halo transparente
recubre la figura sonreída
que marcha hacia el olvido, complaciente. 7

El endecasílabo, el más largo de los versos simples usados en el español, es el que en estos sonetos maneja la poetisa y haciendo su primer apoyo rítmico sobre las sílabas 1, 2, 3 o 4, para marcar el tiempo.

Sonetos en el muro del amor derruido, abordan el amor y el desamor, el recuerdo y el reproche entre la poetisa y el hombre amado, versos que reflejan sus emociones indefensas, donde el orgullo no encubre la congoja por el amor no retribuido:

Delgada sombra que al trasluz del sueño
refulges como célica blancura,
y subes presurosa y bien segura
a mi jardín de júbilo sin dueño.

Se colora tu forma en el diseño
de esta pasión tallada en desventura,
y tu signo en el tul de mi cintura
es ceniza de apagado leño.

Me desvela tu lenta serenata
junto al muro indefenso de mi llanto,
donde un lago de brumas se desata.

Y el vacío que fluye y me dilata
cuando palpo la seda de tu manto,
en el aire, fugaz, se desbarata. 8

Dejemos que sea el poeta chileno Antonio Undurraga el que cierre este ensayo, con un extracto de una carta dirigida a la poetisa Lucila Velásquez, y cuyas palabras tomemos muy en cuenta cuando del soneto venezolano se trata:

No padezcáis por su oficio, por su gallardía de estremecimientos. No os conmováis de su suerte, que estuviera guardada en una sola caja de palabras. No le quitéis las desolladuras que emanaron de la voz, cuando escribía. 9

Referencias Bibliográficas.

Extractos seleccionados del poemario COLOR DE TU RECUERDO. Editorial ÁVILA GRÁFICA, S.A., Caracas, Venezuela, 30 de diciembre de 1949.

-SONETOS EN EL MURO DEL AMOR DERRUÍDO-

 

  1. Extracto del Prólogo de Luis Pastori.
  2. IV
  3. I
  4. II
  5. III
  6. IX (imágenes de la soledad).
  7. XI
  8. VIII (color de tu recuerdo).

9.  Extracto de una carta del poeta Antonio Undurraga, a Lucila Velásquez.

 

Anuncios

11 Respuestas a “LUCILA VELÁSQUEZ

  1. ¿Qué tal María Cristina? Me alegro leer sobre esta poetisa Lucila Velásquez, que desconocía totalmente, igual que los de los otros ensayos del blog, tampoco los conocía. Y eso que soy venezolana, de Maturín, Estado Monagas. Es un enorme acierto literario-poético tus propuestas, creo que en la mayoría de las Escuelas de Letras ni son nombrados, lo apostaría. Harían bien en leerlos. Yo en mis clases de Letras jamás los vi y voy terminando la carrera.
    Te felicito por esta encomiable y hermosamente literaria labor.
    Gracias María Cristina

  2. Laura Beatriz Chiesa

    María Cristina: soy amiga de Gladys Acevedo y comparto su blog. Me encontré hoy, con un mail donde me pone en conocimiento de este ensayo. Personalmente soy una admiradora de esta forma de escribir, del soneto clásico, no del serventesio . Tengo una obra bastante extensa, que me asocia a esa forma que aplaudo y cultivo desde siempre. Demás está decir que me encantó el Ensayo y los ejemplos que en él muestra. Gracias por acercarme ese material. Un afectuoso saludo de Laura.

  3. Amiga, como siempre tus hermosos escritos tienen tanto valor literario como educativo. Que bueno que asumes el deseo de dar a conocer a nuestras poetas venezolanas y lo haces en un lenguaje diáfano y lleno de amor por nuestras letras. “La rosa cuántica” es mi preferido. Dios te bendiga

  4. Mi estimada escritora: es de mucho agrado que escribo este comentario sobre su hermosa labor de poeta, ensayista y divulgadora de nuestros poetas venezolanos. Estoy radicado en Barquisimeto, Edo. Lara y desde aquí se disfruta su luminosa página en todos los sentidos estéticos.
    Un agradecimiento en mi nombre y en el de mis amigos que la compartieron conmigo.
    Gabriel

  5. María Cristina, Felicitaciones! Como siempre, eres una nota sobresaliente en materia de Análisis. No conocía a Lucila. tu me la has presentado de cuerpo entero y debo decirte que, en cierto modo me recordó a Genoveva cuando dice: “Un silencio explosivo eran sus besos / la sonrisa sin risa, un miembro inerte”. La poesía de Lucila no se decide por lo moderno. Como tu aseveras, se inclina por lo clásico, en especial por Góngora, a quien estudió detenidamente, para escribir con verdadero conocimiento de causa. Me gusta su retórica, porque a mí, aunque practico el versolibrismo, en ocasiones se me ocurre un soneto, aunque no con maestría.
    Observo en Lucila su afán de lucha, para ganarse el respeto y nuestra consideración. Has realizado un trabajo excepcional. Imposible no observar en tí el dominio, el conocimiento sobre la materia. El concepto, el juicio que te merece cada poeta analizado, la llena a una de satisfacciones. ¡Enhorabuena, Dilecta Amiga! Continúa desempolvando las obras de nuestras poetas olvidadas para refrescarnos la memoria y enterarnos, cómo crearon para dejarnos las huellas de sus pasos, poara no pasar desapercibidas.
    Cumples una Poderosa Misión. ¡Gracias! ¿Que el Absoluto, Creador de Clave Ignota, Exclame en tu nombre: ¡Loor a los Poetas!

  6. ¿Qué tal María Cristina? Veo con el desorendimiento nada común con el que publicas tus magníficos ensayos sobre nuestros poetas venezolanos. ¡Cuánta gente necesita de esos conocimientos y esa sensibilidad!
    Me alegro por tí, por mi y por todos tus lectores. Se que les agradrá mucho las lecturas de tus ensayos y hermosos poemas.
    Eduardo Ontiveros
    Caracas.

  7. Adela de González

    María Cristina, la forma como das a conocer a esta sensible poeta venezolana, es un poema, ¡que maravilla de descripción”, clara, cálida y educativa. Mil felicitaciones por ello y por la investigación realizada sobre Lucila Velásquez, cuyo trabajo, conozco a través de ti y es hermoso, lleno de amor y dolor. Gracias

  8. Fredis Lista Rangel

    Maria Cristina
    Estoy feliz por tener acceso a su blog, despues de hacer este comentario paso a rgistrarme en el mismo para estar siempre nutrido por la belleza delo temas que trata y por la magistral forma de maejarlos

  9. Fui muy gran amiga de su hijo Francisco, y esta págfina me hizo volver a él de alguna manera.
    m.

  10. hola, tengo una pregunta, tengo que hacer una pintura sobre un poema de la artista Lucila, usted que la a estudiado me podría dar unos tips como o con que estilo quedaría mejor sus obras, como la ve en pintura, como se la imagina. El poema es ELLA Y EL AGUA

  11. Gracias Maria Cristina por este aporte ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s